Fundación Tompkins
(Foto: Fundación BBVA)


La pérdida de biodiversidad y el cambio climático alteran ya gravemente el equilibrio de la vida en el planeta. Buscar soluciones a estos grandes retos exige una visión realista, y políticas globales que estén en sintonía con el consenso científico y con lo que ya reclama la mayoría de la sociedad. Este mensaje emergió con fuerza en la ceremonia de la XI edición de los Premios Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad, celebrada este jueves en la sede de la Fundación BBVA en Madrid.


La Fundación BBVA entregó un destacado reconocimiento a la Conservación de la Biodiversidad en Latinoamérica a Kristine Tompkins. Este es el máximo reconocimiento que existe a nivel mundial en el ámbito de Conservación de la Biodiversidad. Este premio reconoce a personas y organizaciones que trabajan por la protección de la naturaleza y logran resultados relevantes, medibles y con un impacto perdurable. En esta XI edición los ganadores en España y América Latina fueron, respectivamente, el Grupo para la Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA), que está contribuyendo a recuperar en España y en Europa el buitre negro y otras especies amenazadas; y Tompkins Conservation (TC) representada por Conservation Land Trust (CLT), fundación creada por los filántropos Douglas y Kristine Tompkins, que ha convertido en áreas protegidas ocho regiones que suman más de un millón de hectáreas de alta biodiversidad en Chile y Argentina.

Con este premio la fundación BBVA reconoce también en Tompkins Conservation, la combinación de estrategias, la compra privada de terrenos, la restauración de hábitats, la recuperación de especies amenazadas y la creación de alternativas económicas a través del turismo de naturaleza en colaboración con las comunidades locales tanto en Chile como en Argentina.

Douglas y Kristine Tompkins, ambos empresarios de conocidas marcas de ropa, decidieron cambiar el rumbo de sus vidas hace ya más de dos décadas y dedicar todos sus fondos, su tiempo y su pasión a combatir la mayor crisis existente en el planeta: la crisis de la extinción de especies.  Tras un minucioso análisis sobre la mejor manera de combatir esta crisis de la biodiversidad, dedujeron que el modo más efectivo sería mediante la creación de grandes parques nacionales donde los procesos evolutivos pudieran seguir su curso

Actualmente, Tompkins Conservation en Chile se encuentra en conversaciones con el Gobierno de la Presidenta Bachelet para la creación de 5 nuevos parques nacionales y la ampliación de 3 parques nacionales ya existentes en el sur de Chile, a través de la donación de todas las tierras de TC en Chile, con el fin de crear la llamada Ruta de los Parques, una red de 17 parques nacionales que iría desde Puerto Montt hasta el Cabo de Hornos, y podría convertirse en la mayor ruta de turismo de naturaleza del mundo.

En Argentina, el recientemente creado parque nacional Iberá, creado con aportes de  tierras de TC,  viene desarrollando el mayor programa de Rewilding de América, con la reintroducción de al menos seis especies de fauna localmente extintas, incluyendo al jaguar, el felino más grande de América.

La superficie total conservada tras la creación del conjunto de 14 parques nacionales, ya creados y los propuestos por Tompkins Conservation en Chile y Argentina, sumarán más de 6 millones de hectáreas protegidas.  (la superficie de Holanda y Bélgica combinadas, o 4 veces el área de la Región Metropolitana).