El Director Ejecutivo del Centro de Arte Molino Machmar, Rodrigo Pezzuto, nos cuenta como se gestó la idea que hoy es parte del patrimonio de la comunidad puertovarina

Rodrigo PezzutoDurante el transcurso de la semana pasada y luego de una década de espera del proyecto, finalmente fue inaugurado el Centro de Arte Molino Machmar, el cual espera acoger a los puertovarinos en un sin número de actividades artístico culturales.

En este sentido, pieza clave del proyecto ha sido Rodrigo Pezzuto, quien llegó a Puerto Varas el 2004, proveniente de Santiago donde trabajó en oficinas de arquitectura. Como él cuenta, quería vivir en Puerto Varas y lo conoció luego de venir a la zona con su familia allá por los años 80’s. “Conocí más conscientemente Puerto Varas cuando vine de gira de estudios con mi colegio, aún recuerdo el olor de ese día que llegué, es el olor que sale después que llueve y sale el sol, ese olor me recuerda el día que conocí Puerto Varas”.

De este modo, el Arquitecto de la Universidad Central destaca que “siempre he vivido en la ruralidad con mi familia. Llegué a Puerto Varas porque me gustaba y venía a hacer arquitectura. 4 años trabajé en oficinas y luego me vine, acá trabajé para Inmobiliaria del Pacífico y estuve un año y medio hasta que logré independizarme y empecé a trabajar – independiente – detrás de lo que era la Comarca en calle San Pedro, haciendo mis primeros proyectos que eran residenciales y comerciales, me costó poco desde que llegué ya que empecé a recibir encargos paralelos al trabajo en la inmobiliaria”.

-¿Cómo nace la idea del Centro de Arte Molino Machmar?

“Es una sumatoria, las cosas no ocurren por una sola persona, yo tenía una idea fuerte y solida que arrastraba desde mi época universitaria, mi proyecto de título fue un proyecto de creación teatral, también, paralelamente, hice un centro para la vulcanología acá en Puerto Varas en el Cerro Philippi como propuesta para proyectos de talleres de la Universidad. Cuando llegué acá me encontré con la sorpresa- y me encontré rápidamente, a propósito de estos proyectos que estaba haciendo-, con María Angélica Lapostol y Amparo Allende, y ellas estaban haciendo lo mismo que yo hacia como los temas de taller que ellas estaban aplicándolo aquí en vida. Me encontré en un verano con la sorpresa que Amparo con María Angélica habían participado en el concurso de ideas para lo que era el uso que se le iba dar al ex Casino (hoy Hotel Patagónico) y habían presentado en ese entonces un centro cultural. Entonces de ahí yo dije éstas son partners y empezamos a trabajar en conjunto con diferentes ideas. Como se volvió a transformar en Hotel el ex casino, pero nosotros seguimos trabajando la idea y ahí a punta de cafés empezamos a darle fuerza y yo como arquitecto puse la parte que le faltaba a ellas y de ahí tomé un rol protagónico porque la parte inicial del proceso era tomar el lugar, adaptarlo. Hicimos dos anteproyectos antes de llegar al Molino, en otros lugares – paseo San Pedro y al lado de Bata , entonces así se comenzó a armar la idea. Venimos con un sueño detrás. Llegamos al 2007 y fuimos a golpearle la puerta a los hermanos Wellmann y ellos nos facilitan el lugar poniéndolo a disposición para construir el Centro Cultural y ahí ya con el terreno y el anteproyecto y esta idea que cobraba materialidad invitamos a todos a participar del Centro de Arte Molino Machmar”.

 

-De qué forma está constituida la organización?

“Somos una organización comunitaria a mucha honra, pero en el convenio que firmamos con el Gobierno regional, ellos nos pidieron que nos transformáramos en Corporación puesto que nosotros invitamos a personas del Sernageomin o del GORE para transparentar las cosas y para que estén adentro y que nos ayuden a lo largo del tiempo para que sea de larga data, siempre hemos invitado a participar del directorio o como socios a personas públicas y nos dijeron que no se podía si es que no éramos corporación, entonces a fines de año después de toda la vorágine de la inauguración, la puesta en marcha, el Festival que tendremos en noviembre -vamos a tener 9 compañías de diferentes partes del mundo acá-, vamos a poner a nuestro staff de abogados (Sonríe), Pepe Medina (abogado) que es parte del directorio nos ayudará a transformarnos en Corporación”.

 

-¿Cómo se fueron consiguiendo los recursos para ejecutar las obras?

“El camino fue de dulce y de agraz, hay mucha gente que nos ayuda y nos dice por donde está el camino pero, por otro lado, hay gente que nos va poniendo trabas y ,por suerte, yo creo que los que nos han dado la orientación de mejor manera han sido más que los otros. Llegamos al MOP a la dirección de arquitectura a través de una invitación que nos hizo Pamela Urtubia, Directora del Museo Juan Pablo II, trabaja en la Dibam y ellas nos dijo “la idea está excelente y me enteré que en el MOP están incorporando el programa “Puesta en valor del Patrimonio” que por lo que veo que están haciendo se adapta perfectamente al desarrollo del proyecto y está recién implementándose en la región”. Y de ahí conocimos a Oliver Reinke el año 2008 que era el encargado de ese programa acá, arquitecto que venía llegando a la dirección de arquitectura del MOP como encargado del programa Puesta en Valor del Patrimonio. Nos sentamos a conversar con Oliver, Con Javiera Torres que en ese tiempo era Directora de arquitectura, estaba Pamela (Urtubia), Clemente (Riedemann), Amparo (Allende), María Angélica (Lapostol) y yo. Empezamos a contar de qué se trataba nuestro proyecto y ellos no tenían ningún proyecto entonces fuimos como el niñito regalón de la Dirección de Arquitectura por mucho tiempo, hasta el final, porque efectivamente fuimos el primer proyecto que ellos tomaron por esta modalidad de financiamiento ,que en aquel tiempo funcionaba con recursos del Banco Interamericano, lo que nos permitió a nosotros entrar porque tuvimos dificultades porque hubo personas que pensaban que la propuesta nuestra restaba de los presupuestos comunales entonces era visto como una iniciativa privada que iba a quitar recursos para las iniciativas públicas de administración comunal. Pero, gracias a que esto venía con fondos BID, era todo lo contrario, inyectaba recursos a la comuna en vez de restarle al presupuesto y ahí fuimos pasando vallas hasta que esto tomó todas las formas de ejecución pública llámese, llamado a licitación de diseño, de ejecución, y toda esa parte del proceso”.

 

-¿Es la primera vez que se financia un proyecto privado con fondos públicos?

“Si, nos han dicho que somos bastante especiales como modalidad, es a todas luces una de las instancias más claras de trabajo público privado. Creo mucho en que el estado y el país es lo mismo, no me cuadra que funcione separado, entonces a mi modo de ver es como se tienen que hacer las cosas. Es lo público invirtiendo en lo comunitario. Esto que sucede que es visto como tan raro, porque no es habitual que hayan personas que digan te pongo un terreno a disposición de un proyecto cultural, no es habitual. Pero yo, habiendo trabajado en municipalidades, uno se da cuenta que hace 60 años o 50 años atrás, muchas personas que eran dueñas de terrenos los donaban para que se hicieran escuelas, centros comunitarios, cementerios, y la inversión siempre fue del Estado, entonces no es algo nuevo. Es algo que sí hoy en día es muy extraño que suceda porque efectivamente los hermanos Wellmann Hoffmann aparecen como unos mecenas o salvadores de este proyecto, ya que nosotros no teníamos lugar y nos dimos vuelta dos años esperando a que nos dijeran que sí en otros lugares hasta que nos dijeron ocupen este edificio.

Nosotros tenemos la mejor de las intenciones, nos ha ido bien en la búsqueda de recursos y ,por supuesto, que esperamos que este sea el Centro Cultural de Puerto Varas para siempre, es como está estipulado en el espíritu del usufructo que tenemos como institución con la Familia Wellmann”.

inauguracion camm 88

Exposición textil “Entre Nidos” de la artista Maite Izquierdo , se exhibe en el CAMM hasta el 4 de diciembre

-¿Cómo se financia el proyecto para su funcionamiento?

Ese es el desafío que tenemos año a año. Esperamos poder cerrar un convenio permanente con el GORE o el Consejo de la Cultura que nos permita tener estabilidad, pero, actualmente, estamos trabajando como institución colaboradora del Consejo de la Cultura a través de un programa que nos permite financiar alrededor del 50% de nuestro plan de operaciones y el resto trabajamos con empresas locales. Afortunadamente, son 11 empresas locales que nos auspiciaron en esta primera etapa aún cuando el edificio no nos lo entregaban, eso fue super generosos pero también difícil para nosotros. Como no teníamos el edificio y la construcción se demoró más de lo que pensábamos porque íbamos a abrir el 2015, muchas empresas que tenían la intención de auspiciarnos nos dijeron que no porque era para el 2015 y para el 2016 no tenían presupuesto, entonces nos hemos tenido que ir acomodando tal como acomodamos el proyecto al edificio. Me gustaría seguir agradeciendo a todos los que nos han ayudado o colaborado, que parte con el primer listado de socios que creyeron que en Puerto Varas íbamos a poder hacer un Centro Cultural, a las familias porque para nosotros como directorio ha sido un trabajo de 10 años de poner energía tiempo y nuestras familias han estado detrás. Hay que usar el edificio, están todos invitados, el acceso es gratuito aunque van a haber actividades por las que van a tener que pagar una adhesión, las que para nosotros son más costosas, el valor de las entradas son 5 o 3 mil pesos porque las entradas están subvencionadas por el aporte de los auspiciadores y el Consejo de la Cultura”.

 

Cabe señalar que el comodato dura hasta el 2040 y siempre ha accedido la familia Wellmann en cuanto a las peticiones de la extensión del comodato. En cuanto a la composición del Directorio, en este se encuentran: José Domingo Medina, Claudio Berlig , Amparo Allende, Beatriz Huidobro, Víctor Wellmann, Oliver Reinke y Rodrigo Pezzuto como Presidente.

 

Asimismo el Centro de Arte Molino Machmar estará cerrado solo los días lunes, teniendo actualmente en exhibición la exposición de Maite Izquierdo “Entre Nidos”. Abierto de martes a domingo de 10:30 a 20:30 horas. También como parte de la generosidad de otra institución lacustre, “Comunidad San Vicente de Paul”, les cedieron un terreno para tener estacionamiento que se encuentra ubicado en el pasaje Machmar a unos 50 metros del Centro de Arte, el cual fue habilitado para 30 vehículos (gracias al aporte de la Constructora Harry Werner) el cual espera aumentar al doble de su capacidad durante la temporada estival.

inauguracion camm 3

Tu opinión es importante

Comentarios