Local

Árboles dentro de franja de seguridad de líneas eléctricas: un riesgo para la continuidad del suministro

El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral

Crell hace un llamado a tomar precauciones

Vivimos en una zona con una alta ruralidad y una frondosa vegetación de altos árboles, y una gran red de caminos que interconectan cada uno de los sectores de nuestros campos, todo esto atravesado por postaciones eléctricas que distribuyen la vital energía a ciudades y campos de nuestra región.

Sin embargo, nuestra perfecta vegetación y la distribución de energía eléctrica en algunas ocasiones se contraponen, sobre todo cuando hay temporales y un árbol que cae, o una rama que se sale volando del árbol provoca la suspensión del servicio eléctrico. O cuando en predios particulares se realizan podas de árboles sin preveer antes dónde caerán los troncos o ramas y provocan cortes de energía, como ha ocurrido en los últimos dos meses en el sector de La Laja en Puerto Varas, donde una poda privada provocó el corte de luz del sector, o en el sector Las Raíces de Fresia, donde los árboles de empresas forestales han provocado dos veces la suspensión de energía en la zona.

Es así como CRELL, empresa de distribución eléctrica local que desde sus inicios comenzó a atender los sectores rurales llevando energía a apartadas localidades de la región, está haciendo un llamado para estar conscientes de esta situación y preveer aquellos casos de riesgo.

“CRELL en su afán de entregar un servicio continuo, seguro y de calidad, llama a sus clientes propietarios de predios donde se encuentren emplazadas redes eléctricas de CRELL, a tener en cuenta todo árbol, gancho y/o rama que se encuentre ubicado muy próximo de las redes eléctricas, cuyo contacto o caída sobre las mismas puedan desencadenar una interrupción o suspensión del suministro eléctrico”.

“En caso de detectar en su predio árboles, ganchos y/o ramas, muy cercanos a las redes eléctricas o sobre éstas, antes de proceder a realizar las labores de poda, tala y despeje favor contactarse con CRELL, de manera podamos tomar las acciones oportunas del caso, y realizar los trabajos de despeje de manera segura sin que haya riesgo o amenaza para las personas e instalaciones”.

“Los pasos a seguir son:

  • Recalcar que de acuerdo a la normativa eléctrica, la distancia mínima entre los conductores (cables eléctricos) y los árboles vecinos es de 5 metros, salvo que la altura de los árboles exija una distancia mayor.
  • El dueño del predio debe entender que aquellos árboles próximos a las redes eléctricas, ya sea por su altura, inclinación o inminente caída, representan una amenaza real de caer sobre las redes, deben ser talados y/o podados.
  • CRELLen su rol de operador de la red de distribución, debe velar por la integridad de las personas e instalaciones, los propietarios deben permitir el acceso a sus predios, para realizar los respectivos planes de tala, poda y roce. Deben contribuir a la expedita eliminación y mitigación del riesgo.
  • Los propietarios de predios donde se emplacen redes eléctricas, no deben realizar construcciones ni plantaciones que se transformen en un riesgo para las redes eléctricas.
  • Los clientes no pueden intervenir las redes ni realizar labores de poda, tala o roce que pueda significar poner en riesgo la integridad de las personas e instalaciones. Por ello, ante estos casos deben dar aviso a CRELL, para que los trabajos se realicen con la red desenergizada y aterrizada”.

 

Cabe señalar que en la mayoría de los casos de suspensión de servicio eléctrico, la reposición del servicio puede tomar algún tiempo, ya que las brigadas deben recorrer la línea para asegurarse de las condiciones de seguridad del tendido eléctrico (que no esté ningún cable caído, por ejemplo), para luego reanudar el servicio, cuidando así la integridad física de los colaboradores de Crell y de la comunidad en general.