Actualidad

Rompiendo mitos: Cómo salvar tu celular mojado

El Heraldo Austral El Heraldo Austral

Si bien con el correr de los años, la “resistencia al agua” se ha vuelto una característica de los dispositivos de gama alta, sigue siendo un constante riesgo y un temor para los usuarios exponer sus celulares a este líquido. En este sentido, desde MacGarage, expertos en dispositivos Apple, han elaborado un listado de mitos respecto a “la solución casera” para recuperar un equipo dañado por algún tipo de líquido.

Lo primero que señalan los expertos, es que hay que considerar que “todo equipo electrónico al contacto con líquido se sulfata, esto quiere decir que se genera una reacción química entre la energía eléctrica proveniente de la placa de plomo y el agua, formando un residuo sólido (sulfato de plomo), que estropea los dispositivos”, agrega Daniel Pollak, fundador de MacGarage.

Otro de los puntos clave para recuperar un equipo, es tener en cuenta el tipo de líquido o agua en el que se sumerge y la cantidad de tiempo que permanece en la solución, pues “un equipo que ha entrado en contacto con agua salada tiene casi un 100% de probabilidad de dañarse en el momento, mientras que en líquidos dulces, gaseosos u alcohólicos, que no permanezcan más de un minuto sumergido, tiene un 80% de probabilidad de ser rescatado si se le realiza el procedimiento adecuado de secado de placa en menos de 48 horas de ocurrido el accidente”, afirma Pollak.

Entonces, dado los antecedentes, desde MacGarage han querido derribar “cuatro mitos para recuperar un celular mojado” y sus razones de por qué no es recomendable dar soluciones caseras a este problema.


Arroz. Sumergir el equipo dañado en este carbohidrato es la solución casera más común y poco efectiva que existe. Se dice que el arroz tiene la capacidad de absorber la humedad gracias a que contiene partículas higroscópicas que son las que contienen la humedad, y si bien puede que en primera instancia ayude a sacar un poco de agua del equipo, existen dos dificultades. Lo primero, es que deben pasar muchas horas antes de que el equipo se vuelva a encender, y lo segundo, es que según el tipo de arroz que se use, se puede dañar aún más el dispositivo ya que algunos sueltan un polvillo blanco, el que puede afectar las piezas más pequeñas.


Bolsas de gel sílice. Estas son la clásicas bolsitas de papel que vienen con los zapatos nuevos, las billeteras,  las carteras u otros. Esta es una sustancia que se fabrica a partir de silicato sódico y se usa desde hace décadas para mantener productos secos o para absorber olores. Y si bien podría funcionar, lo cierto es que para que se pudiera secar un equipo, tendríamos que desarmarlo y poner las piezas en mucha cantidad de bolsitas, y eventualmente, al no ser expertos podríamos pasar a llevar alguna parte importante del circuito, pues poner el celular en bolsas así tal cual, no ayuda en nada, y junto con ello, el sílice por sí sólo es una sustancia muy tóxica.


Arena de gato. Usted no haga esto! En la desesperación de salvar un equipo, muchas personas meten el equipo a la arena y no consideran que este material podría dañar otras piezas claves del equipo. Definitivamente, este mito es el peor de todos.


Secador de Pelo. El calor es el peor enemigo de las cosas electrónicas, el aire caliente puesto sobre las placas de un celular pueden hacer que el resto de las piezas hagan cortocircuito y si esto ocurre, el daño es irreparable. Además, las pantallas son muy sensibles a los cambios de temperatura. Si lo que queremos es retirar la gran cantidad de agua del equipo, se debe usar el aire frío para remover las partículas superficiales, pero esto no arreglará la humedad de las placas.

Si tu equipo, por alguna razón terminó dañado por humedad, lo más recomendable es realizar un baño químico en manos de un experto, siempre y cuando el teléfono no haya sobrepasado las 48 horas mojado, ya que pasado este plazo, es muy difícil recuperarlo. Ahora -en lo inmediato -si esto te ocurre, es importante que le saques inmediatamente el chip y lo seques con una toalla de papel absorbente.