Local

Con éxito se desarrolló “1º Jornada Musical Germaniana”

El Heraldo Austral El Heraldo Austral

Un total de 50 alumnos -de 8 a 17 años-, provenientes del Colegio Germania del Verbo Divino y del Colegio Colonos de Alerce, participaron en la “1º Jornada Musical Germaniana”, que se desarrolló en el establecimiento lacustre entre 9 y el 12 de enero. Niños y jóvenes intérpretes de violín, viola, cello, contrabajo, flauta traversa y trompeta, tuvieron la posibilidad de aprender y compartir con profesores expertos en dichos instrumentos, quienes ofrecieron a los alumnos todos sus conocimientos a través de masterclasses y diversas actividades musicales.

“Como objetivo principal de esta iniciativa está el generar un ambiente orquestal junto a pares dentro de la misma disciplina, compartiendo no solo dentro de lo musical sino que también promoviendo la sana relación interpersonal. Igualmente, el tener una instancia, para aquellos niños realmente interesados en el trabajo con su instrumento, para que en las vacaciones no sufran de un periodo de inactividad musical. Quiero destacar también que este tipo de actividades generan un enorme crecimiento musical por la cantidad de ensayos y clases”, explica Álvaro Guzmán, profesor de violín del Colegio Germania, y uno de los encargados de la organización de esta Jornada.

Junto a él, trabajaron los profesores Daniela Garay (viola), Macarena Vega (cello), Rosita Sáez (flauta traversa), Felipe Cadagán (trompeta), Nicole Muñoz (violoncello y dirección) y el flautista nacional Nicolás Faunes, invitado por su gran nivel como intérprete y pedagogo para realizar clases magistrales.

La estructura de trabajo que se utilizó es similar a la usada en la mayoría de los festivales y campamentos musicales, que implica establecer un repertorio general orquestal para el total de alumnos, que por lo general está por sobre la técnica que ya poseen éstos, de manera que a través de la práctica intensiva de los ensayos y clases, puedan alcanzar un nivel mayor.

“Al observar la alegría mostrada por los niños, ya sea por el mantenerse ocupados trabajando en su instrumento o por tener un espacio más para compartir con sus pares, es posible decir que hay objetivos más que logrados”, señala Álvaro Guzmán, y agrega que “al escuchar el resultado sonoro del concierto final, puedo decir también que los jóvenes lograron cumplir con su meta concreta que era interpretar el repertorio de una manera más que sólo eficientes. Se logró un gran crecimiento no solo en lo técnico, de igual manera o incluso más en lo humano, que es finalmente lo que pretendemos con la música”, manifestó el profesor.