Local

Después de 10 años de haber sido desarmadas se inaugurarán Casas Patrimoniales en Del Salvador

El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral

En cada una de ellas está proyectado un restaurant, locales comerciales y oficinas en el segundo piso.

En el 2008, luego de la autorización del Consejo de Monumentos Nacionales, la empresa Santa Inés comenzó con el desarme de tres casas patrimoniales en calle Del Salvador, mientras se construía un proyecto de tres edificios, para luego volver a rearmarlas y reconstruirlas en el mismo lugar. Para el desarme, fue contratada la arquitecta experta en patrimonio Heike Höpner y Jacinta Maluenda, quienes clasificaron cada una de las piezas antes de guardarlas en contenedores para ser utilizadas en la reconstrucción de las casas.

Sin embargo, a poco andar, la zona se vio afectada por la crisis económica del salmón, y Santa Inés decidió postergar el proyecto. Pasaron varios años hasta que Patagonland comprara a Santa Inés (2015) el proyecto completo - con la obligación de reconstruir las casas patrimoniales incluida- , y retomara el proyecto el cual verá su escena final mañana jueves cuando sean reinauguradas.

La encargada del desarme y rearme de estas casas patrimoniales fue la arquitecta Heike Höpner, con quien conversamos para conocer lo que para ella ha significado ver este proyecto, finalmente, concluido: “Participé en el desarme hace 10 años con la ilusión siempre de que esto se iba a reconstruir, y yo sentía que era una deuda personal y una deuda de comunidad que se había prometido volver a reconstruir y , por razones que no se podían manejar, esto se dilató más de lo esperado y, cuando nos invitaron a participar de la reconstrucción, lo tomamos con mucho cariño y también con harta responsabilidad porque entendíamos que era un proyecto polémico, pero también sentíamos que estaban dadas las condiciones para hacer un bonito proyecto, un proyecto serio. Así que estamos contentos que se haya cerrado el ciclo de manera tan gratificante. Se hizo de alto nivel el proyecto, de alta calidad, no se ahorró, se ocuparon maderas nativas en todas las estructuras, se reutilizaron montón de elementos, los que se podían reutilizar después de 10 años de almacenaje, y además respeta criterios que a nosotros nos parecen importantes que es darle nueva vigencia a los inmuebles ya que no podemos pretender que no se modifiquen, entonces teníamos que darle nuevos usos, darle nuevos aires, ya que el patrimonio tiene que reinventarse”.

“El desarme lo hicimos Jacinta Maluenda y yo, y Jacinta, además, participó en la parte de paisajismo del proyecto, entonces de alguna manera, ella también cerró el ciclo participando en el proyecto nuevo. Patagonland fue súper abierto, nos entregaron el proyecto, nos dejaron trabajar y siempre estuvieron muy preocupados de la opinión del Consejo de Monumentos, muy preocupados de que se hiciera todo respetando lo que el Consejo había aprobado, en ese sentido me pareció un actor bastante ejemplar y ojalá que otras Inmobiliarias en el futuro se sintieran invitadas por esta iniciativa a combinar nuevos inmuebles con el reciclaje, con lo antigüo, el tema del diálogo entre lo antigüo y lo nuevo es súper importante y tenemos que empezar a entenderlo como algo súper factible, sobre todo en una ciudad como Puerto Varas”.

Las casas están pensadas con cafetería/restaurant en el primer nivel y tiendas cada una, y en el segundo piso son oficinas con todos los elementos; kitchenette, baño, son bien agradables”, concluyó.