Local

ESSAL declaró que el problema de la activación de aliviaderos de tormenta radica en la falta de gestión de las aguas lluvias

El Heraldo Austral
Autor Portada: Archivo

Por formalización de ejecutivos de la Sanitaria por contaminación del estero El Clavito de Los Muermos

Respecto al inicio de la investigación formal ocurrido hoy, el abogado de la empresa, Francisco Velozo, destaca que “Essal ha buscado permanentemente, mediante los recursos que le provee la ley, demostrar que el problema radica en la falta de gestión de las aguas lluvias y no en problemas de gestión de la red de aguas servidas. Por ello reiteramos una vez más nuestra disposición a colaborar con las autoridades responsables legalmente de esta situación, en la búsqueda de una solución a este grave problema de gestión de aguas lluvias, con objetivo de salvaguardar el servicio sanitario que se entrega a la población en armonía con el cuidado del medio ambiente”.

De acuerdo a lo informado por Essal, el problema derivado del ingreso masivo de aguas lluvias al sistema de recolección de aguas servidas está afectando seriamente la capacidad de funcionamiento normal de la infraestructura sanitaria. Situaciones como la ocurrida en el estero El Clavito, en la comuna de Los Muermos, son una manifestación más de este colapso expresado en la activación de aliviaderos de tormenta que descargan en cursos de agua, tal como lo establece la Ley Sanitaria.

“Essal siempre se ha encontrado técnica y operativamente preparada para satisfacer los requerimientos de servicio a sus clientes en su zona de concesión. Las obras requeridas, dimensionadas y declaradas en los Planes de Desarrollo, son de público conocimiento y en la actualidad se encuentran con vigencia hasta el año 2020, con la capacidad necesaria de acuerdo a los instructivos de la SISS y normativas aplicables necesarias para la prestación del servicio de recolección y tratamiento de aguas servidas. Esta norma indica que Essal debe recoger el 90% del agua que entrega en servicio de agua potable, a través de su red de aguas servidas y no el 300% como hoy día lo hace en eventos de lluvia intensa. Este número demuestra que la norma está ampliamente sobrepasada y desfasada por la realidad de la región”.