Local

Juan Cristóbal Guerrero San Martín, Director de la Carrera de Kinesiología de la Universidad San Sebastián, Sede de la Patagonia: “Es necesario mejorar el manejo de las estufas a leña para mejorar calidad del aire”

El Heraldo Austral

Los períodos de emergencia y preemergencia ambiental no se están produciendo solo en Santiago, ya son cada vez más frecuentes en la zona sur debido a que varias ciudades cuentan con un sistema de medición de la calidad del aire que permite a las autoridades ambientales y de salud tomar medidas para salvaguardar la salud de la población en estos casos.

Ciudades como Puerto Montt, Osorno, Temuco, Valdivia, La Unión y Alerce cuentan con sistemas de medición de la calidad del aire -todavía no ha sido implementado en Puerto Varas- y se han dado períodos de alerta y preemergencia en los últimos días, debido a las condiciones climáticas imperantes que han impedido que se limpie el aire.

 

Aire contaminado con micropartículas proveniente de la combustión de leña

Juan Cristóbal Guerrero San Martín, Director de la Carrera de Kinesiología de la Universidad San Sebastián, Sede de la Patagonia, y quien ha estado siguiendo la evolución de los índices de calidad de aire en la zona a través de las datos que entrega el línea el Ministerio de Medio Ambiente, señaló que un 80% de la contaminación medioambiental en el sur de Chile se produce por la mala combustión de la calefacción a y sólo un 2% corresponde a la emanación de dióxido de carbono de los vehículos “por lo tanto, medidas como la restricción vehicular no tendrían ningún efecto”.

“La leña es el mecanismo de calefacción más usado y también el responsable del 80% de la contaminación del aire y ocurre por el mal uso de la leña, por usar leña con un alto  porcentaje de humedad entre un 20% y 25%,  sumado al mal uso de las estufas – cocinas a leña o combustión lenta -que lo que hacemos es colocar un palo grande que nos dure y bajar el tiraje y cuando hacemos eso, estamos ahogando la combustión y eso genera, junto con la alta humedad del palo, - micropartículas que llamamos material particulado 2,5 y material particulado 10. Por muchos años en Chile hablábamos del material particulado 10 y lo encontrábamos peligroso. Hoy día en Chile, y hace muchos años a nivel mundial, consideramos el material particulado 2.5 mucho más peligroso. Es micrónicamente más pequeño que un pelo, no se ve; lo respiras, te pican los ojos y puede incluso traspasar la barrera que se produce entre el pulmón y la sangre y puede quedar material particulado circulando en la sangre. A largo plazo, esto puede producir enfermedades incluso como el cáncer, a corto plazo produce exacerbación de enfermedades respiratorias crónicas. Un niño o un adulto con asma si se expone a este tipo de contaminante por largos periodos se produce un efecto inflamatorio de las vías aéreas, tanto es así que en dos o tres días de episodios de emergencia o preemergencia ambiental y aumentan las atenciones por exacerbación de enfermedades respiratorias en los consultorios”.

“Lo que queremos recalcar es que esto es un problema real. Por muchos años se pensó que como estábamos cerca del mar, cerca del lago, y como no es una cuenca propiamente tal como Temuco, Chillán o Santiago, esto no ocurría, pero si vas a la tercera o cuarta terraza de Puerto Montt esto es evidente.  De hecho, el pasado domingo hubo peaks de 558 microgramos por metro cúbico en Alerce”.

“Tenemos que tomar conciencia como comunidad en el uso adecuado de la leña. En abril pasado se decretó alerta sanitaria en Puerto Montt con varias medidas y es la primera medida que tomó la autoridad, pero la segunda medida, la segunda decisión la tenemos que tomar la comunidad y hay que tomar consciencia de que estos episodios de contaminación ambiental son un problema de salud pública, que afecta a toda la comunidad de las zonas urbanas y para mitigar esta situación hay que mantener nuestros calefactores limpios, utilizar leña de mejor calidad, con menor humedad (que la leña esté mas liviana). Si yo compro leña seca pero la dejo en el patio tocando el piso y sin un techo, y si la almaceno sin ventilación, la leña se vuelve a humedecer, entonces el almacenaje de la leña también es importante.  A nivel central ya se están tomando medidas, pero faltan las medidas tomadas por la comunidad, ya que ninguna medida del nivel central será suficiente si no tomamos conciencia nosotros” finalizó el profesional.