Local

Seis Adultos Mayores fueron reconocidos por su participación en el Primer Concurso de Relatos de Puerto Varas

El Heraldo Austral El Heraldo Austral

Programa Más Adultos Mayores autovalentes del Departamento de Salud Municipal de Puerto Varas en conjunto con la Biblioteca Pública Paul Harris y el Programa Memorias del siglo XX de la DIBAM, realizaron concurso de relatos de Puerto Varas por adultos mayores durante los meses de septiembre y octubre del presente año.

Cristina Soto Saldivia, Encargada Subrogante de la Biblioteca Pública Paul Harris señaló sobre la iniciativa, que convocó a personas de 60 años y más: “Participó cerca de una veintena de personas, todos adultos mayores de 60 años, que a través de relatos de manera escrita nos contaban sus vivencias, sus mejores recuerdos que tuvieron aquí en la comuna”.

6 historias, 6 personajes, sin duda Tesoros Humanos Vivos de nuestra comuna, a los que a cada uno se les entrego un reconocimiento por sus historias, sus recuerdos y vivencias, que además cada uno compartió su experiencia en la ceremonia.

Los premiados fueron para:

La señora Rosvita Cárdenas Willer que llegó a vivir a Puerto Varas a los 13 años, viajaba ida y vuelta a Santiago en tren a estudiar y hoy es una reconocida profesora de nuestra comuna.

La señora Miriam González Martínez, que en su relato nos emocionó contando la experiencia de cuando salía cada día del Colegio Inmaculada Concepción y corría hasta el portón en donde esperaba paciente cada día el turronero.

El señor Roman Hernández Alarcón, quien vio como frente a sus ojos se derrumbaba su casa con aquel terremoto en Valdivia y frente a sus pies la calle de la costanera se hacía un precipicio sin fondo, pero que con orgullo recuerda la construcción de la Población Alessandri y su escuela, actual Escuela Rosita Novaro.

La señora Rosa Castillo Miranda, que hoy pasea a su nieto en bicicleta por los pasillos de la antigua estación de trenes.

La señora Norma Gallegos Navarro, que vivió por años en el valle esperanza en plena cordillera y que siendo muy joven ayudó a traer al mundo a tres criaturas, entre ellas su propia nieta.

Y finalmente la historia de don Guido Barría Vásquez, a quien el terremoto de 1960 lo sorprendió trabajando en Iansa, en donde aquel fatal día perdió a dos grandes colegas de trabajo.

El próximo año se realizará la segunda versión de esta excelente iniciativa, donde se invitará a participar a todos los adultos mayores de la comuna.