Local

Sigue sin solución la dramática situación de las familias de Calle Los Alpes en Puerto Varas

El Heraldo Austral
Foto: Archivo

Varias autoridades han hecho promesas, ninguna ha cumplido

Nos llegó una carta al Director de parte de Don Carlos Amolef, habitante de calle Los Alpes donde su familia reside desde hace más de 50 años, quien relata la historia de cómo se llegó al punto de tener que vivir sobre el agua debido a las continuas inundaciones que hace tres años deben enfrentar las familias del sector y decidimos compartir esta historia con nuestros lectores, para ver si así, alguna autoridad entrega una solución a un problema que escapa de las manos de los vecinos, quienes han sido visitados por diversas autoridades prometiendo soluciones, pero nadie ha cumplido.

 

Informe Daños Casa Los Alpes 146 y 146b”

“Señora Directora:

Soy Carlos Amolef Soto, rut: 15.921.797-3, de Puerto Varas,  kinesiólogo de profesión. Llegué a vivir a calle Los Alpes 146 a la edad de dos años, propiedad de mi abuelo, en ese tiempo la calle se llamaba Zanjón y no existían la cantidad de viviendas ni la sobrepoblación de hoy. El clima de esta zona siempre ha sido implacable y llueve mucho, especialmente en el invierno, llegando a caer milímetros históricos de agua. Hasta antes de las construcciones actuales, el estero sin nombre que bordeaba nuestras viviendas en dirección  norte sur, llevaba cantidades inmensas de agua que iban a dar a nuestro lago Llanquihue, era la arteria  que recolectaba los milímetros de agua de inviernos enteros y que salvaba de inundaciones nuestras tierras. Esta situación nunca generó daños ni en los patios  ni viviendas de los pocos que ahí vivíamos.

Hace aproximadamente 14 o 15 años  la Constructora GPR construyó ¨Villa Los Presidentes etapa 1 y 2¨, previo permiso de la dirección de obras municipales y de todos los organismos correspondientes en busca de ¨ese progreso tan esperado¨ , frase que repetimos hasta la náusea y que nos hace creer que toda obra nueva será para mejor.

Dentro de los cambios que tuvimos que aceptar en nuestra calle, estuvo la disminución de diámetro de entubamiento del estero y los cambios de su cauce, modificaciones que con los años han comenzado a destruir nuestras propias viviendas y espacios. Se ha trabajado en la comodidad y seguridad de casas nuevas y plásticas y se ha dejado de lado las viviendas de vecinos antiguos que con tanto esfuerzo han construido la soñada casa propia (el sueño de mis viejos). Cabe señalar que mi propiedad cuenta con dos viviendas, una adelante y otra posterior.

A partir del año 2015 han comenzado inundaciones desde la parte posterior y anterior de nuestras casas hacia el interior de éstas, a raíz del colapso de los terrenos  donde se construyó la villa antes mencionada. El año 2018 se produjo el derrumbe y colapso definitivo de un muro que afirma la tierra donde fueron construídas casas de gran tamaño, esto produjo la destrucción subterránea  de los tubos que llevan el transformado estero, lo que causa que no haya vía de escape del agua lluvia y se inunden las casas a niveles sorprendentes. Metro y medio de agua en el interior de tu casa por dos días, esperando que deje de llover y se evacúe. Impresiona la ineptitud de la municipalidad, Serviu,  Constructora y de todas las personas que deberían trabajar por solucionar estos problemas.

Hace cuatro años ocurre lo mismo y de no tener solución definitiva sea por vía gubernamental o judicial,  no sé que ocurrirá los próximos días.

Al día de hoy, mi hogar, ha sufrido daños irreparables en el primer piso, hemos perdido todos los muebles y el piso de madera está destruido, tememos que en cualquier momento se quiebra una tabla y que haya un accidente físico de proporciones para cualquier persona. La última inundación del año 2018 nos dejó con agua  estancada de un metro y medio en el patio y en el interior de la vivienda los Alpes 146 b por 8 meses. Vivíamos sobre el agua, literalmente.

La vivienda posterior está inhabitable y se pueden observar los muebles y madera podrida en el interior, a raíz del estancamiento del agua.

La vivienda anterior sufrió daños irreparables en el primer piso, haciendo que yo y mi padre sólo podamos habitar en el segundo. La insalubridad y las enfermedades nos han tocado fuerte y de milagro hoy mi papá está con vida, ya que con 77 años es lógico pensar que cualquier persona podría fallecer de una enfermedad respiratoria o un infarto.

No podemos tomar cartas en el asunto en lo que se refiere a arreglar nuestro hogar por nuestros medios, ya que mientras no desaparezca el problema principal no podemos esperar a arreglar algo si este nuevo año vamos a sufrir pérdidas y daños mayores.

Ha habido ausencia absoluta de todos los entes gubernamentales, tanto locales como provinciales o regionales, mentiras de la intendencia , ilusiones por parte de todos, sueños de arreglos de aquí a 5 años, son sólo ejemplos de la burla e ineptitud de las mal llamadas autoridades”.