Opinión

OPINIÓN Mal: Sólo 22 de 100 pequeños de nuestra región asiste a salas cuna y jardines

El Heraldo Austral

Por Oriana Cañas

 

El porcentaje promedio nacional de lactantes y preescolares en situación de pobreza por ingresos y multidimensional que no asiste a la sala cuna y al jardín infantil es de un 66% y en nuestra región de Los Lagos ese número llega a un 78%. Esto significa que sólo 22 pequeños de cada 100 está siendo estimulado, socializado, capacitado para la vida, en una etapa en que sus cerebros son como esponjas.

Está comprobado que uno de los instrumentos más efectivos para la lucha contra la desigualdad educativa es la educación parvularia. Como bien dijo la subsecretaria del ramo, María José Castro, “esta etapa es la verdadera educación superior”.

Por eso, cuando se habla de los niños primero, esta es una cuestión central. Bajo el proyecto de aumento de cobertura llamado Meta Presidencial, Chile tiene los cupos, las matrículas, para todos los lactantes y párvulos, pero el criterio para construir establecimientos ha sido donde haya terrenos municipales disponibles, no donde estén las familias con lactantes y párvulos. ¿Resultado? Amplias zonas donde no existen salas cuna ni jardines y otras donde sobran y se subutilizan.  

A esta mala distribución de la oferta, se agrega el problema de la calidad de los establecimientos. Y no se trata de lo buenas y bonitas que sean las cunas, las sillas y los pupitres; de lo que hablamos es de currículums y de educadores, de qué y cómo y quién cuida, estimula y enseña a los chilenos más pequeños, en particular a los más vulnerables. La Casen 2015 entrega el porqué las familias no llevan a sus niños a las salas cuna y jardines infantiles. La principal razón es “lo cuidamos en la casa”, seguida de “no me parece necesario que asista a esta edad”. Hay otras como desconfianza, incapacidad económica, lejanía del establecimiento.

“El Plan Inicial”, iniciativa de 16 organismos que trabajan en educación parvularia, liderada por el Hogar de Cristo, Elige Educar y Educación 2020, está trabajando de manera amplia y participativa, con todos los actores involucrados, con invitados de todo el país, en una propuesta consensuada para presentar en breve al presidente y lograr incidir en una política que ponga el acento en la calidad y el contenido de lo que se enseña.

En paralelo, Hogar de Cristo en sus 40 salas cuna y jardines infantiles, dirigidos a poblaciones de extrema vulnerabilidad, aplica un currículum centrado en calidad y las características del territorio donde está emplazado, atendiendo a la diversidad cultural de los párvulos y sus familias, porque para nosotros el sentido central de todo está en entender que, como escribía el padre Hurtado: “Nada hay más personal, más digno de respeto, que la vida interior que se forma”. 

Invitamos a todos los que habitan nuestra hermosa región a involucrarse con esa vida que se forma, apoyando la tarea de nuestras salas cuna y jardines infantiles, para que no sean 22 de 100 los niños y lactantes que acceden a la verdadera educación superior, sino la mayoría. Que terminar con la pobreza, te mueva tanto como tus propios hijos.