Local

Colegio Germania Aplica Plan Preventivo de Consumo de Drogas

El Heraldo Austral

Con una charla sobre los efectos de la marihuana en el cerebro de niños y adolescentes, el colegio Germania del Verbo Divino dio inicio a la aplicación de su Plan Preventivo de Consumo de Drogas, elaborado por el Equipo de Formación del establecimiento, con el apoyo y asesoría de SENDA, organismo que en sus últimos estudios alerta sobre el aumento del uso de éstas en la población escolar y la baja percepción de sus riesgos.

Este plan contempla una intervención integral en todos los cursos, desde 1º básico a IV medio, los que desarrollarán diversas actividades en la hora de Orientación, y en algunas asignaturas. En Ciencias y Biología trabajarán unidades de aprendizaje respecto al impacto de las drogas en el sistema nervioso central, en Ciencias Sociales abordarán la ley de responsabilidad penal juvenil y la ley de drogas, mientras que en Educación Física se verá lo relativo a la vida saludable. Asimismo, durante el año se llevarán a cabo charlas con profesionales que profundizarán en todos estos temas.

En este contexto se dio la primera de estas conferencias, a cargo del neurólogo infanto – juvenil Dr. Patricio Guerra, quien expuso -desde el punto de vista científico- el daño cerebral que provocan las drogas, recalcando que mientras más a temprana edad se consuman, mayores son los riesgos asociados, entre los que se cuentan dentro de los más graves, las dificultades de aprendizaje y las altas probabilidades de desarrollar enfermedades psiquiátricas, como la esquizofrenia. Igualmente, y refiriéndose específicamente a la marihuana, el Dr. Guerra señaló que ha aumentado su consumo, en parte porque ha disminuido en la población la percepción de riesgo que entraña esta droga, no obstante, el daño en el desarrollo cerebral que conlleva su adicción. Esta implica alteración del juicio, conductas de riesgo, deterioro de la memoria, dificultades para aprender y retener, abandono de estudios, baja en el coeficiente intelectual y un menor nivel de autosatisfacción o anhedonia.

El Plan de Prevención de Consumo de Drogas del Germania, contempla también el trabajo con los apoderados, los que participarán en talleres complementarios a las actividades de Orientación, recibiendo información y capacitación para que puedan cumplir con el rol parental que les cabe en la prevención del consumo de drogas. Según explica el Orientador del Colegio Germania, profesor José Aravena Quezada, el compromiso de los padres en este tópico es esencial. “Los estudios de SENDA señalan que el impacto que ejerce en los jóvenes la actitud de sus padres frente a la droga es fundamental. La relación es directa: frente a padres preocupados e involucrados con sus hijos, menor es la prevalencia de consumo de alcohol y drogas. Cada vez que los padres suman alguna dimensión de involucramiento -ya sea estar atento a lo que el joven hace en el colegio o con los amigos, saber dónde está y con quien, controlar la hora de llegada de las fiestas, por ejemplo-, las tasas de consumo bajan. Y al revés, basta alguna actitud contraria para que la prevalencia suba”.

De acuerdo a lo detectado por el SENDA, “las prevalencias de consumo de drogas son menores en aquellos niños que declaran que sus padres se encuentran involucrados en el desarrollo de su adolescencia. Esto refuerza la importancia de la familia como factor protector respecto al desarrollo de conductas de riesgo, como el consumo de alcohol y marihuana. Mientras mayor sea el involucramiento parental, la comunicación, contención, control y normas que estos les entreguen a sus hijos a temprana edad, mayor será la capacidad de autocuidado que ellos desarrollen. Esto permite fomentar actitudes responsables, reforzar la autoestima y el control ante la influencia de los pares, que durante la adolescencia puede ser decisiva en la adopción de conductas de riesgo”.

De allí la relevancia, señala el orientador, de trabajar la prevención tanto con los jóvenes como con sus padres, desde una perspectiva integral que aborde todos los frentes que se deben fortalecer para lograr “una comunidad escolar sin drogas”.