Regional

Seremi de las Culturas visita escuela de Villa Santa Lucía buscando apoyar la labor pedagógica

El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral

Una de las actividades más relevantes de la agenda de la autoridad regional en la provincia de Palena fue conocer e interiorizarse de la situación de este recinto que alberga a 12 de los 35 estudiantes con los que cuenta luego de la tragedia del 16 de diciembre.

En su gira de trabajo por la provincia de Palena, la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la región de Los Lagos, Amanda Milosevich, visitó la Escuela de la Villa Santa Lucía, en la comuna de Chaitén, luego de la catástrofe que vivieron profesores, familias, niños y niñas el pasado 16 de diciembre del 2017, donde las consecuencias educativas, emocionales y logísticas están latentes en su comunidad. Sin embargo, se trabaja en contener y generar oportunidades de avanzar en estos temas, donde el apoyo de las autoridades regionales y locales es vital, en este caso, desde la labor de la Educación Artística que han desarrollado continuamente el Director de la Escuela, Pedro Alfonso Barría y la Profesora Maryori Vera, ahora esperanzados con el diagnóstico que se lleva la titular de las Culturas, sobre las necesidades, anhelos y oportunidades de apoyo que se pueden dar en esta escuela.

El Director Barría, se mostró optimista por la visita de la autoridad regional, por la voluntad de generar lazos y colaboraciones en beneficios de los niños, en ese marco dijo que “para nosotros es súper importante la visita de la Seremi de las Culturas, se interiorizó de lo que queremos hacer más adelante con nuestros alumnos y esperamos nos pueda apoyar en cosas como en la interpretación musical del violín, por ejemplo, y queremos rescatar nuestra cultura, nuestro patrimonio cultural, la historia y el entorno que rodea nuestra escuela. Agradecemos mucho la visita de la Seremi como autoridad regional, la cual también fue muy provechosa, participando de distintas actividades con nuestros alumnos”

En tanto que la Seremi de las Culturas, Amanda Milosevich aseguró que “es importante destacar el trabajo que está realizando en la escuela el Director Pedro Barría y la Profesora Maryori Vera, donde vimos niños que están muy bien sostenidos, son niños muy participativos; les llevamos material pedagógico para la Educación Artística, libros de apoyo docente para ir fortaleciendo la labor que ellos realizan. Están poniendo en valor este espacio que es necesario y lo importante que ha sido mantener la escuela, donde los niños están conscientes de la realidad que han vivido, pero con el ánimo muy arriba para continuar educándose. Participamos en una actividad de Conaf junto a Forestín y la dirección provincial, plantando árboles, también nos reunimos en la escuela con la nueva directora del Dem de Chaitén, Judith Rabuco, donde vemos un municipio muy comprometido, rescatando que hay voluntad en lo político, en la comunidad, y de esta forma las cosas resultan. Creemos que cuando se trabaja en colaboración las distintas instituciones con la comunidad, podemos sacar adelante las cosas, sobre todo cuando hay crisis, cuando se viven momentos duros, se necesita que nos unamos y trabajemos en conjunto por nuestros niños y niñas”.

Cabe mencionar, que la Escuela de la Villa Santa Lucía fue trasladada a 21 kilómetros de la ubicación original, luego del aluvión que dejó 21 muertos y aún una persona desaparecida; en un espacio que se adaptó para realizar las clases a los 12 alumnos que continuaron viviendo en la Villa y alrededores, las demás familias han optado por trasladarse a otras comunas, por lo que en el recorrido por la provincia, la Seremi pudo encontrarse y escuchar los testimonios de niños en otras Escuelas como la de Futaleufú, quienes extrañan y añoran volver a la villa. Es así que ha sido importante el compromiso de la autoridad, en buscar los mecanismos que tiene a mano, para entregar las herramientas educativas a estas escuelas, desde las artes, con el fin de apoyar el desarrollo docente y la formación integral de los alumnos, a 6 meses de la experiencia más dura que les ha tocado vivir en sus cortas vidas.