Local

Arriesga multa de hasta $6 mil millones: SMA formula cargos contra ESSAL por vertimiento de aguas servidas al Río Maullín

El Heraldo Austral El Heraldo Austral

Se trata de incumplimientos que tienen relación con descargas de aguas servidas sin tratamiento a través de un “by pass” al Río Maullín, declarado “Sitio Prioritario para la Conservación en el Sistema de Impacto Ambiental”, y por no informar el seguimiento ambiental, tal como lo había comprometido en su Resolución de Calificación Ambiental.

La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), formuló cargos contra la empresa de Servicios Sanitarios de Los Lagos S.A. (ESSAL S.A), titular del proyecto “Planta de Tratamiento de Aguas Servidas de Puerto Varas – Llanquihue” (PTAS), ubicada en la comuna de Llanquihue, sector Loncotoro, por cambios considerables a lo evaluado ambientalmente en su Resolución de Calificación Ambiental (RCA) N°337/2000.

Se trata de dos cargos -uno clasificado como Leve-, por no informar el seguimiento ambiental de calidad de aguas del Río Maullín a la SMA correspondiente al cuarto trimestre de 2020 (diciembre), y el segundo-clasificado como Gravísimo-, por realizar descarga habitual de aguas servidas sin tratamiento a través del “by pass”, lo que implica una modificación de consideración respecto al proyecto calificado favorablemente mediante su RCA.

Cabe señalar que la “PTAS de Puerto Varas – Llanquihue” consiste en la instalación del sistema de tratamiento de las aguas servidas de esas comunas, a través de tratamiento secundario en base a lodos activados por aireación extendida mediante alimentación continua. El proyecto consta de las unidades de tratamiento preliminar, “by pass” del sistema, tratamiento secundario, desinfección y tratamiento de disposición final de lodos.

Este proceso se inicia a partir de fiscalizaciones realizadas desde el 2018 con visitas a terreno y análisis de las aguas del Río Maullín, además de los resultados del examen de información al seguimiento ambiental reportado por la empresa en materia de caracterización del Río Maullín y monitoreo de fauna íctica, que fue encomendado a la Gobernación Marítima de Puerto Montt y a la Dirección Regional de SERNAPESCA Los Lagos.

Los resultados de dicha actividad de fiscalización, dieron cuenta de alta presencia de coliformes fecales en las aguas del Río Maullín, lo que reflejó frecuentes concentraciones por fuera del límite máximo establecido; disminución de la riqueza de especies ícticas (tipos de peces), encontrándose principalmente ictiofauna nativa en el sector; cambio trófico (organismos que tienen igual tipo de alimentación) del ecosistema del río debido a la calidad del agua o a la estructura biológica, lo que provocó el empobrecimiento de ésta, tanto en su riqueza de especies como abundancia, lo que es característico de efectos a largo plazo de aguas servidas.

Asimismo, el Informe Técnico indicó que la PTAS no trataba el volumen máximo indicado en su RCA, dejando 62.15 l/s de caudal según especificaciones indicadas en el proceso de evaluación ambiental y, por último, utilización de un “by pass” de manera continua e injustificada.

Cabe señalar que, respecto de las infracciones Gravísimas, la letra a) del artículo 39 de la Ley Orgánica de la SMA (LOSMA), dispone que éstas podrán ser objeto de Revocación de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), Clausura, o Multa de hasta 10 mil Unidades Tributarias Anuales (UTA). Respecto de las infracciones Leves, el titular podría ser objeto de Amonestación por Escrito o Multa de hasta 1.000 UTA.

ESSAL tendrá un plazo de 10 días hábiles para presentar un Programa de Cumplimiento y de 15 días hábiles para formular sus Descargos, ambos plazos contados desde la notificación de la formulación de cargos.

 

“Trabajaremos fuertemente en mejorar los estándares y prácticas de ESSAL lo antes posible”

Desde Algonquin, empresa que compró ESSAL, señalaron respecto de este proceso:

"Lamentamos profundamente este proceso sancionatorio de la Superintendencia de Medio Ambiente contra la empresa sanitaria ESSAL, una compañía adquirida por Algonquin recién en octubre del año pasado. La mayoría de las acciones que se identificaron como faltas gravísimas en este procedimiento ocurrieron previo a que Algonquin tomara el control de la compañía. No obstante aquello, siempre nos hemos enorgullecido de operar de la mejor manera posible todas las concesiones que servimos, por lo que trabajaremos fuertemente en mejorar los estándares y prácticas de ESSAL lo antes posible con el fin de minimizar los impactos que situaciones similares puedan generarse en inviernos venideros. Además, trabajaremos para presentar un Plan de Cumplimiento en los plazos correspondientes para subsanar las faltas encontradas. Es importante comprender que las faltas gravísimas mencionadas en este proceso ocurrieron, principalmente, debido a una falta crítica de infraestructura de aguas lluvias en el área de concesión de ESSAL. Creemos que estas inversiones en infraestructura deben ser evaluadas en conjunto con las autoridades competentes, ya que estamos siendo sancionados ambientalmente por fallas de infraestructura que las propias autoridades no reconocen como necesarias en nuestros planes de inversión. Hacemos un llamado a avanzar en la coordinación entre las partes para evitar, de este modo, que asuntos como estos sigan ocurriendo en el futuro. Ahora bien, ESSAL, en sus procesos de mejora continua, en los últimos años ha realizado inversiones en aumento de capacidad y renovación tecnológica en la Planta de Tratamiento de Llanquihue. Así, desde hace dos años y pensando en 2024, esperamos invertir más de 5.400 millones de pesos en triplicar la capacidad de tratamiento de esta planta, lo que beneficiará a las comunidades de Puerto Varas y Llanquihue. Este proceso se ha estado realizando bajo un constante despliegue con autoridades y vinculándose con la comunidad, tal como Algonquin lo ha venido haciendo en sus otras concesiones alrededor del mundo. El cuidado del medio ambiente es una prioridad para Algonquin y uno de sus focos en el manejo de la concesión de Essal estará justamente en realizar las inversiones necesarias en infraestructura sanitaria con el fin de garantizar el entorno y mejorar la calidad de vida de las personas”.