Local

Brigada de Cadetes Segunda Compañía Germania de Puerto Varas “Jugendgruppe” Conmemora 50 años de vida

El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral

El 11 de Agosto de 1970 fue fundada la sección Cadetes de la Segunda Compañía “Germania” de Puerto Varas, mientras era Director de Compañía Ricardo Hitschfeld Löbel y Capitán Rony Lüttecke Niklitschek. Esta iniciativa estuvo a cargo de una comisión fundadora, compuesta por el Tesorero General Filidor Reyes y los voluntarios Huberto Lüttecke y Osvaldo Olivera. La edad mínima de ingreso se fijó en nueve años, pensando en preparar mediante ejercicios y voces de mando a los futuros voluntarios que protegieran la ciudad. El primer instructor fue el recordado Sergio “Checho” Cárdenas, siendo sucedido por: Rubén Mansilla, Heinrich Oyarzo Appel, Mario Orellana, Juan Carlos Wiederhold, Juvenal Sandoval, Mauricio Troncoso, Helmut Lemp, Javier Cárdenas Vyhmeister, Daniel Águila Ojeda, Daniel Aron Berner, Dieter Schwabe y Fernando Morales.

El primer uniforme de la brigada de cadetes fue una cotona de corte prusiano similar a la que utilizaban los voluntarios en su uniforme de parada, pero su material era género jeans para soportar los ejercicios. Esta era acompañada de un coscacho con el número Dos y un cinturón de cuero blanco, para ocasiones más formales, agregando un terciado.

La Brigada de Cadetes de la Segunda Compañía de Bomberos "Germania" de Puerto Varas fue refundada simbólicamente el año 2008 y renombrada como Jugendgruppe, haciendo honor a las tradiciones germánicas. Desde este hito ha funcionado ininterrumpidamente, brindando un semillero de bomberos capacitados para proteger la ciudad e impregnados de las tradiciones de la gesta bomberil.  En febrero del año 2014 la Brigada y Compañía son las encargadas de organizar y realizar el Campamento Juvenil de la Confederación de Compañías Chileno-Alemanas en la localidad de Las Cascadas, actividad que se realizó exitosamente y albergando más de 80 jóvenes de distintas partes de Chile.

La Brigada está constituida por hombres y mujeres de 13 a 16 años, los cuales se reúnen todos los sábados en las denominadas instrucciones, donde son capacitados de forma permanente, para adquirir conocimientos y así entregar un mejor servicio a la comunidad. Esto se logra a través de un constante trabajo en los colegios de nuestra comuna, donde se realizan charlas de inducción y reclutamiento de nuevos integrantes, contándoles el quehacer de la Segunda Cía. y haciendo demostraciones prácticas para que conozcan la labor bomberil, e incentivándolos a cooperar con su comuna y adquirir valores como vocación de servicio, ayuda al prójimo, trabajo en equipo, disciplina, entre otros, siendo estos los pilares de funcionamiento de la compañía.

Actualmente, el oficial a cargo de la Jugendgruppe es el Teniente Tercero Roberto Bohle, y su instructor el bombero Sebastián Ademar Oyarzo. Desde el 27 de Junio del presente año se llevó a cabo la primera instrucción on line, debido al contexto de pandemia COVID 19.

La totalidad de la oficialidad actual de la Segunda Compañía “Germania” pertenecieron a la Brigada de cadetes, reafirmando el objetivo con que fue fundada, de brindar voluntarios y oficiales preparados para liderar y resolver las emergencias que afectan a nuestra comuna.

“Invitamos a todos los jóvenes interesados en ser parte de esta noble institución como es Bomberos de Chile, y crear de este pasatiempo un aporte a la comunidad, materializado en la vocación de servicio. Hoy frente a la avanzada globalización y digitalización se han olvidado los valores de ayuda al prójimo y solidaridad, es por esto que enfatizamos nuestra invitación a jóvenes deseosos de servir a su país y la ciudad que habitan”, señalaron desde la Jugendgruppe.

 

Testimonio en primera persona de lo que fue la creación de la Brigada de Cadetes

Por Voluntario Honorario Eduardo Horn Venegas

Transcurría lentamente un lluvioso mes de Julio de 1970, eran los últimos días de mis vacaciones de invierno, yo me había enterado por un hermano, que un grupo de amigos que vivían en el centro se iban a presentar a la reunión mensual de la Segunda Compañía de Bomberos para ingresar a sus filas, todos con 17 o 18 años de edad, yo por ese entonces tenía sólo 13 años, pero con unas ganas inmensas de ingresar a la Compañía de mis sueños. Por un tema de familia ya conocía a muchos de ellos, ya que mi madre, desde que tenía 3 años me llevaba a ver los ejercicios generales que se hacían en la plaza todos los veranos. Conocía perfectamente a los cuatro que esa noche presentarían sus postulaciones, estaban afuera de la sala de sesiones esperando que los llamaran. La reunión había comenzado y al interior se discutían temas propios de la institución.

Después de una interminable espera, se abre la puerta y aparece el Capitán don  Ronny Lüttecke, hace pasar a los cuatro mayores y a mí me queda mirando y me pregunta mi edad, 13 le digo, muy niño me contesta tienes que tener 17, pero yo no podía esperar tanto tiempo, y seguramente puse alguna cara de tristeza y para no desencantarme me dice, espera un poco, porqué no reúnes un grupo de amigos de tu edad, haces una lista y me la llevas al Banco, yo trabajo ahí en la esquina. Al día siguiente poco antes de las dos de la tarde yo estaba ahí con mi lista, ocho chicos y yo.

Bueno, me dijo don Ronny, veo que poco te demoraste, ahora me toca cumplir a mí, preséntense todos los chicos este sábado a las 3 de la tarde en el cuartel para conocerlos. Tuvimos una charla con él y nos cuenta que como iba todo tan rápido no alcanzó a ver quién sería nuestro Instructor, nuevamente una citación para el próximo sábado a la misma hora.

Ahí conocí al voluntario don Sergio “Checho” Cárdenas, un hombre muy entusiasta y carismático: tuvimos nuestro primer ejercicio y con agua altiro, había mucho entusiasmo, al finalizar nos formamos, pasamos lista  y nos dice, ¿cuando quieren tener el próximo ejercicio? y al unísono todos dijimos el próximo sábado. Bueno dijo, pero ese día tienen que tener formada su directiva, fue así como nos juntamos un martes 11 de agosto para elegir a la directiva y en votación dividida resulté elegido como Capitán, esto fue comunicado al sábado siguiente  a nuestro Instructor; acto seguido tuvimos un esplendido  ejercicio, después vino la lista, pero eso no era todo, había una agradable sorpresa, ir a comer completos a la fuente de soda Licarayen (funcionando hasta el día de hoy), invitación de nuestro Instructor.

Hay muchas historias que contar, como por ejemplo los Baratillos en el Garaje del Director de la Compañía, don Ricardo Hitschfeld, para juntar dinero para nuestros uniformes, ahí fuimos asesorados por la Sra. Olga Frene, esposa de don Harald Hoffmann y mamá de tres cadetes. Antes del año ya teníamos nuestras casacas verdes, eran de mezclilla, cuello militar y con botones metálicos dorados y nos servían como casaca de trabajo y chaqueta de Parada, y ésta se complementaba con un coscacho del mismo material y color. Pero nos faltaban los pantalones blancos para los desfiles, ahí estuvo presente nuestro Director don Ricardo. Fue así como en nuestro primer aniversario, nos regaló 20 pares de pantalones y pagados de su bolsillo y la Compañía nos deleitó con una rica once. Así celebramos nuestro primer aniversario el 11 de agosto de 1971.

Dentro de nuestras actividades puedo recordar algunas visitas al Hospital a ver a los niños de pediatría, obsequiándoles regalos que muchas veces salían de la Librería Hoffmann y otros de la Librería Horn. Otra visita que recuerdo fue al Hogar de Ancianos de Puerto Chico, llevándoles canapés y kuchenes, para tomar unas ricas onces con ellos. No faltaron las visitas a algún cadete enfermo, &iacu