Local

Hoy se celebra el Día Internacional de las Cooperativas

El Heraldo Austral

Hay muchos ejemplos de Cooperativismo exitoso en la zona como Colún, Cooprinsem o Cooperativa Crell

Las cooperativas, como su nombre lo dice, buscan institucionalizar la cooperación a través del esfuerzo compartido de los miembros que la componen, cuyo objetivo es resolver algún problema que se presente en una comunidad para el beneficio mutuo de sus miembros o cooperados.

Esta forma de cooperar para el beneficio común, se institucionaliza, es decir, empieza a tener formas de cómo debe funcionar para su continuidad en el tiempo, hace 176 años, a través de un grupo de obreros de las fábricas de algodón del norte de Inglaterra que con sus miserables sueldos y condiciones de vida no podían adquirir alimentos de buena calidad. Es así, entonces, que unieron sus ahorros y sus esfuerzos para comprar alimentos al por mayor a precio justo, que después vendían a los miembros de su cooperativa, tambien a precio justo, que les permitiera de esa manera seguir adquiriendo productos de primera necesidad para abastecer a sus cooperados.

Desde ese primer ejemplo de cooperación institucionalizada para resolver un problema dentro de una comunidad para el bienestar común, han surgido muchos tipos de cooperativas y se ha creado la legislación para sostener estos emprendimientos. Sin embargo, no siempre resultan exitosas ya que en las Cooperativas todos los cooperados son dueños, y las decisiones se toman por votación de sus miembros donde no hay un cooperado más importante que otro. Las cuentas son públicas y hay una comisión que estudia los gastos que se hacen dentro de las Cooperativas. Son empresas horizontales, lideradas por una directiva, elegida por el votos popular de los cooperados.

En la Región de Los Lagos hay varias cooperativas que han sido exitosas, creadas por las comunidades principalmente de sectores rurales, para resolver diferentes problemáticas que aquejaban a estas comunidades. Por ejemplo, Colún que nace en 1949 en La Unión para comercializar la producción lechera de 70 agricultoras de la zona, o Cooprinsem que se crea en 1968 en Osorno para poder proveer de tecnología a los agricultores del sector, o la Cooperativa Crell que nace en 1948 desde un grupo de agricultores de Fresia que necesitaban energía eléctrica en sus viviendas y en sus campos, pero que no eran tomados en cuenta por las empresas eléctricas por la baja rentabilidad que implicaba: en las zonas rurales los clientes están muy alejados unos de otros, hay que tender muchas líneas y los clientes son pocos.

Al respecto Eric Ebner, Presidente de la Cooperativa Crell nos explica: “Hoy 4 de julio celebramos el Día Internacional de las Cooperativas, hecho que es trascendental en el desarrollo de los países que mediante la asociatividad de pequeños capitales hemos logrado, sobre todo en las zonas rurales, un crecimiento en lo económico. Hemos satisfecho las necesidades básicas de nuestra población que sin las cooperativas habría sido casi imposible lograrlo. Crell nace de esa necesidad que tenía la gente del campo, de las zonas rurales, de tener energía eléctrica en sus casas y traer muchas cosas de la modernidad a sus hogares como refrigeradores, televisores, luz y la electrificación de sus lecherías, por ejemplo, haciendo más fáciles las cosas. Han logrado muchas cosas con la energía eléctrica y para ellos haber formado la Crell fue un logro muy grande por allá por el año 1948. Y la Crell nace en Fresia y se juntan una serie de agricultores que forman esta cooperativa y con los años hemos tenido un desarrollo débil al principio, pero en los últimos 20 años el desarro de Crell ha sido bastante grande y crecimos de 4.500 clientes el año 1999 a 31 mil al día de hoy”.