Local

Próximo 18 de febrero en el Kunstgarten: Fundación Legado invita al Lanzamiento del “Proyecto Huillín”

El Heraldo Austral

El próximo martes 18 de febrero, en el Kunstgarten del Pasaje Ricke en Puerto Varas, a las 19 horas, Fundación Legado hará el lanzamiento del Proyecto Huillín el cual busca conocer acerca de esta nutria endémica que habita los ríos del sur de Chile y Argentina, que se encuentra en peligro de extinción, y su población se estima entre 500 a 800 individuos.

En la oportunidad habrá un conversatorio con expertos y se estrenará el proyecto con el teaser del documental del documental "Lontra Provocax, tras las huellas del gato de río”, además de un conversatorio de expertos.

 Acerca del Huillín

El Huillín (NOMBRE CIENTÍFICO: Lontra provocax (Thomas, 1908) ) es un mamífero carnívoro adaptado para vivir en ambientes acuáticos o marinos, muy buen nadador. Tiene cuerpo alargado y cabeza aplanada dorsoventralmente, orejas pequeñas, lo que configura una silueta de gran hidrodinamia, las extremidades cortas con membrana interdigital, dedos con uñas fuertes. Su pelaje es suave y sedoso de color café oscuro en el dorso y color canela claro en el vientre. Longitud total promedio 98 - 115 centímetros. Cola 38-45 centímetros. El peso varía entre 6 a 15 kilogramos. Es más grande que la nutria marina o Chungungo (Lontra felina) El Huillín es normalmente solitario, ocasionalmente se le observa en pareja y en grupos de más de hasta tres individuos. Los grupos de tres individuos por lo general corresponden a hembras con crías. Su actividad es diurna y nocturna.

En la actualidad las actividades humanas que provocan la alteración del ecosistema acuático y hábitat para el Huillín son: la rectificación, canalización, despeje de riberas y el dragado o excavación de la cubeta y fondo de los ríos y arroyos. Internacionalmente el drenaje de humedales y canalización de ríos está dejando de hacerse por el fuerte impacto que produce sobre los macrocrustáceos, y la biodiversidad, los ecosistemas acuáticos y los nutrientes de la tierra, además de favorecer las inundaciones de las tierras más bajas dentro de la cuenca afectada. El Huillín ha demostrado tolerancia a la presencia humana cuando la vegetación de las riberas ha sido conservada y el curso del río o estero conservado con sus restos leñosos, sedimento, piedras o gravilla.

 

Fuente: Sernapesca