Opinión

Atrevernos a dar pasos discretos importantes

El Heraldo Austral

Felipe Kast lo dijo el domingo en TV. Ayer lunes 02 el ministro Ignacio Briones dio a conocer un plan de reactivación económica valorado en USDM$5.500. Señaló “Hemos estado atentos a esta compleja realidad económica, que hemos monitoreado pero que nos ha sorprendido por su magnitud y rapidez”. Así es como el gobierno ha estado tratando de implementar nuevas medidas que vayan dando respuesta a las demandas ciudadanas. La verdad, es que se siente que aún no ha dado en el ancho, ni en el clavo. Esta nueva propuesta no tiene cambios estructurales, pero sí van a aliviar la alicaída economía doméstica con impactos tales como la creación de unos 100.000 empleos durante el 2020. Son USDM$3.025 para reconstrucción, USDM$1.950 para las pymes afectadas y otras iniciativas por USDM$525. Buena maniobra es la devolución anticipada de impuesto a la renta para las MiPymes que experimentaron una caída de sus ventas en octubre. Dependiendo de la magnitud de eso, se devolverá anticipadamente entre un 20% y un 75% de sus PPM. También se darán facilidades para el pago del IVA .

Además, señaló Ignacio Briones “Todas estas medidas son mayoritariamente transitorias”. Está claro que esto altera el compromiso de convergencia de balance estructural actual que contemplaba una reducción del déficit estructural a razón de 0,2% del PIB por año, hasta llegar a 1% del PIB en 2022. Estas medidas nos están dando para el próximo año, una meta de déficit estructural de 3% del PIB. El gasto público crecerá al 9,8% real en 2020 confrontado con el año 2019, el mayor aumento desde el año 2009. Así, el déficit fiscal será del 4,4% del PIB, muy parecido al déficit de 4,3% del PIB registrado el 2009. Para esto se necesitan USDM16.600; USDM$9.000 serán emisión de deuda y USDM$7.600 vendrán de los activos del tesoro. Hoy nuestra deuda pública es baja y quedará, eso sí, en un 38% del PIB hacia el 2024.

Preponderante es consignar que los dineros a utilizar salen finalmente del bolsillo de todos los chilenos. Vale la pena estar atentos a los cambios para que no nos lleve la corriente y nos ahoguemos. Así y todo, quizás, debemos dejar de “Atrevernos a dar pasos discretos importantes” y aplicar modificaciones estructurales que descompriman el estallido social y se vean realmente reflejados en la gente. Tema candente en esto son las pensiones que de júbilo no tienen nada.

Dr. Ulises Alarcón G. Académico Escuela Ingeniería Civil industrial, Sede Puerto Montt, UACh.