• 20 de Julio

Sugeridos:

El fenómeno de los voluntariados en los jóvenes

José Pablo Núñez

Director General Desarrollo Estudiantil

Universidad San Sebastián


A la entrada de las vacaciones son muchos los jóvenes que participan en iniciativas de voluntariado universitario, destinando su tiempo a trabajar desinteresadamente. Este tipo de acciones no sólo permite que los estudiantes puedan brindar ayuda a otros, sino que contribuye a una satisfacción personal y a una sensación de bienestar que trasciende en el tiempo. Enfrentarse a una realidad distinta les permite ampliar su horizonte, ser más empáticos y salir de los pensamientos triviales de la vida para enfrentar su futuro profesional con otra mirada.

Con este telón de fondo, los voluntariados de la Universidad San Sebastián han concitado tanto interés que este invierno, más de 400 de sus estudiantes se inscribieron para visitar localidades rurales en San José de Maipo y San Francisco de Mostazal, en la Región Metropolitana; Florida en la Región del Biobío; Nontuelá, en la Región de Los Ríos y; Los Muermos, en Los Lagos.

Un grupo de estos inscritos, durante una semana, realizarán mejoras en las escuelas donde alojarán, limpiando y pintando salas de clases y espacios comunes, compartirán con las comunidades y en algunos casos realizarán operativos médicos y asesorías legales.

Quienes vuelven de un voluntariado nunca son las mismas personas que partieron. Mochilas llenas de recuerdos, nuevas experiencias y la satisfacción de haber ayudado a otros se van esparciendo por los campus como una buena noticia que, además, genera identificación y ganas de vivir la experiencia entre los que se quedaron.

El gran interés que generan los voluntariados se sustenta en la posibilidad de conocer otras realidades, compartir con compañeros de diversas carreras y desarrollar habilidades relacionadas con el trabajo en equipo, la resolución de problemas o la gestión de tareas. Pero también permite a los estudiantes explorar intereses personales y, por qué no, encontrar un sentido distinto a la vida, ese que subyace, precisamente, en la voluntad de transformarse en buenos profesionales y buenas personas al servicio de nuestro país.