Opinión

Las niñas ingeniosas eligen qué hacer

El Heraldo Austral

Belén Recabal, Product Manager Alumni Community de Laboratoria Chile

Existen muchas niñas ingeniosas que podrán más adelante hacerse un lugar en el mundo, gracias a sus conocimientos, ideas y proyectos. No sólo en nuestro país sino también a nivel global. En algunos años, la generación actual impactará al mundo descubriendo y aportando con valiosas soluciones que cambien el curso natural de la historia.
  Si bien ya le hemos dicho antes a las niñas que puedan ser lo que ellas quieran, es importante también convencerse y convencerlas de que esto es una posibilidad y, por supuesto, no quedarse en el ser sino pasar al hacer.
  Rosalind Franklin, Patricia Bath, Grace Hopper, Valentina Tereshkova, Marie Curie y otras son mujeres (antes niñas) que pueden actuar como ejemplo de qué es lo que se puede lograr. Y las niñas chilenas pueden llegar a ser mujeres como ellas.
  Es difícil para cada niña ser la persona que quieren, cuando todo está plagado de estereotipos y  lo único que ven todo el tiempo es que, tristemente,  tendrán que ser y hacer lo que se ha impuesto,  apartándose de sus sueños y anhelos de ser y hacer.
  Hace algunos años fue creado el Día Mundial de las niñas en las TICS que se celebra desde 2011, lo que parece una buena iniciativa para instaurar una idea de un futuro distinto. Pero, de todas formas, una efeméride no es el único motivo para recordar la importancia y el trabajo que debemos hacer como país para que nuestras niñas se interesen por carreras que tengan que ver con ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas (denominadas STEM por sus siglas en Inglés).
  Hoy existen muchas mujeres que fueron capaces de superar obstáculos- que, a veces, parecen invisibles- que aprendieron un lenguaje como la programación y hoy forman parte de grandes empresas. El futuro nos invita a multiplicar este número.
  Las mujeres pioneras han sido científicas, matemáticas, físicas, informáticas, todas han hecho una carrera, pero más importante que eso, han sido ellas mismas. Dejemos que las niñas sean ingeniosas y que elijan qué hacer.