Opinión

Niños y Coronavirus: Vamos jugando hasta que el virus vaya pasando

El Heraldo Austral

Los niños, en mayor o menor medida y dependiendo de su edad, perciben que algo diferente a su rutina habitual está sucediendo en su entorno.  Ante esta situación, sus referentes son los padres por lo que la actitud que ellos tengan y la conducta que manifiesten será percibida por los niños, positiva o negativamente. Jugar y hacer actividades en conjuntos hacen más fácil la convivencia en casa.

Lógicamente la permanencia prolongada en la casa puede producir ansiedad en los niños. Además, la información a la cual los niños acceden ya sea voluntaria o involuntariamente, generalmente les produce más dudas que certezas ya que las palabras que se están utilizando.  Así lo afirma, Ivonne Fontaine, magíster en Educación y Académica de la carrera de Educación Parvularia de la U. San Sebastián.

“Coronavirus, Covid-19, son términos nuevos, que no estaban en su vocabulario y que los niños no saben cómo interpretar, más aún cuando van acompañados de gestos o indicaciones que les conmina a hacer cosas cuya fundamentación, muchas veces, no les alcanza”, dice la docente de la USS.

La académica indica que, frente a este escenario, “los padres deben procurar mantener determinadas rutinas, a las cuales los niños están habituados, ya que eso les proporciona tranquilidad y seguridad”.

Sin embargo, los padres tienen que comprender “que sus hijos desean entender lo que pasa y por qué pasa. Por eso deben contenerlos emocionalmente, hacerles sentir que los aman y que están seguros con ellos”. 

Además, plantea que la mamá y el papá “tienen que aclarar las dudas y responder a las inquietudes de los niños con la verdad, pero sin asustarlos, haciendo que tomen esta situación que están viviendo y que durará bastante, con alegría y humor, pero también con responsabilidad y cuidado. Los niños, desde muy pequeños entienden mucho más de lo que los adultos creemos”.

 

A qué jugamos 

Algunas posibilidades.

Para estimular hábitos de autocuidado en los niños y que se diviertan la docente propone:

  • Jugar a que gana el que se lava las manos hasta que yo termino de contar hasta 30 y pierde el que termina antes. Lo mismo es válido para la higiene de la cara o los dientes. 
  • Contar cuentos haciendo que los niños, según su posibilidad, comenten: 

¿Qué habrías hecho tu si fueras …

¿Qué crees que pasó después?

¿Qué nombre le pondría tu al cuento?

¿Qué habría pasado si …?                                       

¿Por qué crees tú que…? 

  • También se puede jugar al “corre el anillo”, a las distintas profesiones o trabajos, cocinar o lavar juntos o jugar al luche.
  • Hacer un cuadro para adornar su dormitorio, usando diferentes elementos: cintas, lanas, tiza, masa, etc.
  • Representar un cuento con disfraces, pintándose la carita.
  • Jugar a las Adivinanzas 
  • Trasvasijas objetos o líquidos (para los más pequeños)
  • Ha llegado carta… (juego tradicional)

·         Experimentos. Por Ejemplo: pegar una vela sobre un plato. Encender la vela y cubrirla luego con un vaso. Preguntarle al niño, antes, qué cree que va a pasar.