Opinión

OPINIÓN: Colapso Sanitario Puerto Varas : Un Fracaso Público-Privado

El Heraldo Austral

Hace seis años la Corporación de Turismo y Cultura de Puerto Varas convocó a la Primera Mesa Sanitaria en la que tanto la Empresa de Servicios Sanitarios de Los Lagos (ESSAL) como todos los servicios Públicos, desde la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) hasta la Autoridad Marítima estuvieron presentes. Su propósito fue prevenir el Colapso Sanitario de la Bahía de Puerto Varas.

Porque aquí como en otras ciudades costeras,  su asentamiento ribereño  hace más de un siglo y medio ha significado el desarrollo espontáneo y rudimentario de una red compleja de aguas servidas, especialmente en el contorno del borde costero, que es afectada por la presión de las  lluvias, los humedales y napas propios de la hidrología lacustre y por sumideros improvisados de aguas lluvias que son frecuentemente mixtas. Esta situación ha hecho que históricamente ESSAL recurra a dos “aliviaderos de tormenta” que vierten directamente agua mixta a la Bahía porque según norma, su capacidad de elevación, trasporte y tratamiento de aguas servidas, debe ser proporcional sólo al servicio de suministro de agua potable que presta la empresa.

Nuestro diagnóstico ya entonces evidenciaba que la creciente impermeabilización del anfiteatro urbano y su densificación inmobiliaria frente a  la capacidad fija de la red sanitaria descrita, provocarían el incremento del uso de los aliviaderos más allá de las tormentas y de la carga trófica de los improvisados sumideros de aguas lluvias, llevando al colapso sanitario de la Bahía. Esta crisis sólo podía ir en aumento en la medida que la presión inmobiliaria continuara y que ESSAL extendiera nuevas factibilidades de conexión.

Su resultado fue un estudio de varios meses  y la propuesta de una solución técnica definitiva al problema junto a una fórmula público - privada para financiar su implementación inmediata. En dicho estudio y propuesta fueron especialmente activos el equipo de ingenieros de ESSAL y de la Corporación. Cuando llegó el momento de presentar dicha estrategia a la Mesa Sanitaria, su nueva convocatoria fue decepcionante porque junto al cambio de Gobierno su prioridad quedó postergada y su receptividad a nivel de la gerencia de ESSAL  había cambiado.

Ya entonces concluimos, que el gran desafío para salvar la Bahía de Puerto Varas de convertirse en una cloaca y en general para resolver muchos de los problemas que aquejan el crecimiento de nuestras ciudades, no es ni técnico ni económico. El gran desafío consiste en  provocar una  profunda innovación en la articulación público privada y una renovación de las miradas de los responsables privados y públicos, desde la depredación y el mediatismo defensivo, a la acción efectiva y conciliadora.

Luego de seis años de inoperancia más allá de la reciente escena mediática montada por los corresponsables de esta crisis, con ángeles vengadores públicos destinando recursos y energía a demonizar a ESSAL para esconder su propia ineficacia, y las energías de la empresa a defender sus derechos legales sin encontrar eco a sus propuestas técnicas de solución, confirmamos el fracaso Público Privado. Resulta así evidente para la  ciudadanía que condena profundamente esta ineptitud e hipocresía, que está obligada a movilizarse una vez más para exigir soluciones en el marco del diálogo responsable y la verdadera acción.

 

Pablo Ortúzar A