Opinión

[OPINIÓN] Competencia Desleal

El Heraldo Austral

Señora Directora,

Comienzos de este año y el que pasó hemos vivido algo impensado por todos, una pandemia mundial, que ha conllevado a que aprendamos a vivir en cuarentena en muchas comunas, que impiden que los comerciantes de “productos no esenciales” puedan aperturar sus negocios. ¿Quién decide si un producto es esencial o no para otra persona?

Para mí, por supuesto, es esencial comer, pero si no trabajo no puedo comer, y esta es una realidad de muchos chilenos afectados por las famosas fases 1, fase 2, y las distintas restricciones impuestas por las autoridades.

Y acá viene mi mayor cuestionamiento: Como siempre, ¿Por qué los grandes sí y nosotros no? El día 9 de enero de este año comenzaron a regir medidas más restrictivas en cuanto a la venta de productos, sobre todo en supermercados, como ropa, electrodomésticos, insumos computacionales, artículos de librería, juguetería, insumos deportivos, entre muchos otros. Medidas que se cumplieron los primeros días, tapando esas góndolas con malla raschel, pero hoy entramos a un supermercado y vemos exhibidos todos los productos prohibidos, ¿quien norma eso?

En lo particular, yo vendo artículos de librería, oficina, juegos de mesa y de niños, y he tenido que saber adaptarme a las ventas online y los delivery. 

Los primeros días de cuarentena tratamos de abrir pero nos cerraron el local, entonces me pregunto ¿cómo es posible que en los supermercados se sigan vendiendo los artículos no esenciales, mientras que a nosotros nos clausuran porque no tenemos quien nos respalde ni abogado que nos defienda?  Así es como los pequeños, nos hacemos más pequeños todavía, y las grandes cadenas de supermercados se siguen llenando los bolsillos.

 

Atentamente,

Susana Martabid

Una comerciante de “productos no esenciales” de Puerto Varas.