Opinión

[OPINIÓN] Los mercados y las zapatillas de mis hijos

El Heraldo Austral

Empezamos el 2022 con mal pie. Las bolsas internacionales han tenido una partida relativamente mala, explicada en gran parte porque la normalización de los niveles de tasas de interés en Estados Unidos, que fue uno de los grandes temores de 2021, parece ir directo a convertirse en una realidad.

Pero, ¿es tan mala noticia? Esta alza de tasas es, en gran parte, reflejo de una recuperación extraordinaria de la economía tras el fuerte impacto de la pandemia en las vidas y trabajos de las personas.

Recordemos que en abril de 2020 el desempleo en Estados Unidos llegó a 14,7%, la cifra más alta desde que se tiene registro (1948). No sólo eso, apenas dos meses antes, en febrero de 2020 el desempleo en dicho país era de 3,5%. Estamos hablando de una destrucción extraordinaria de empleo, de millones personas que pasaron casi de la noche a la mañana, de la normalidad a vivir un desastre económico. Nunca hay que olvidar que detrás de cada gráfico de Excel hay personas, familias enteras que probablemente no estaban preparadas para un tsunami económico como el que vivimos en 2020.

Apenas 20 meses después, en diciembre de 2021 el desempleo en Estados Unidos llega a 3,9%, prácticamente en los mismos niveles que tenía pre-pandemia, tras crearse en el año 6,4 millones de trabajo. Estamos viendo la recuperación más rápida de la historia.

Esto me recuerda a mis hijos, que, con su corta edad no paran de crecer. El año pasado a cada uno tuve que cambiarle las zapatillas 3 veces, porque les quedaban chicas. ¿Ese zapato de fútbol que pidió como regalo? Le quedó chico a los 2 meses y casi ni lo ensució.

No me gusta tener que comprarles más zapatillas, no disfruto el gasto ni la experiencia de ir a comprarlas, pero en realidad es signo de algo bueno, están creciendo y son sanos. Ese crecimiento genera un par de problemas adicionales, siendo uno de ellos la continua compra de zapatillas.

Acá el mercado está adaptándose a esta realidad, a ver el lado negativo del crecimiento, pero detrás de esas pantallas que muestran números rojos se oculta lo que realmente está sucediendo, que es una recuperación importante y que debiera dar apoyo a sanos crecimientos en los rendimientos bursátiles en los próximos años.