Opinión

[OPINIÓN] Puerto Varas: Ganó el Cambio

El Heraldo Austral

Con un empate técnico entre dos opciones de cambio real y una campaña meteórica que llevó al movimiento independiente Transforma a la alcaldía de nuestra comuna, Puerto Varas manifiesta inequívocamente que se libera de los viejos caudillismos personalizados y sus abusivos feudos.

Con Programas similares en lo fundamental, con énfasis en la sustentabilidad y la participación ciudadana, las opciones de Renato Achiele y Tomás Gárate, se  diferencian en el perfil de sus protagonistas y seguidores, en el ritmo de los cambios que proponen y en el lenguaje que utilizan para comunicarlos.

Renato representa el renuevo maduro de la “buena política” local, con sus raíces en el servicio público desinteresado, su experiencia previa y su cercanía desde el origen a la raigambre sureña. Abierto a la conciliación y al encuentro, con una personalidad llana y cautivadora en su sencillez. Tomás es el producto de la inmigración al sur desde Santiago, primera generación local que sintetiza en su juventud las energías de la sofisticación intelectual globalizada y la inquietud por un cambio fundacional de las instituciones de las que su generación sólo conoció fracasos. Desde aquí la diferencia de reacciones frente a la administración saliente, en los ritmos de los cambios que ambos proponen y en la forma de llevarlos a cabo.

Sus respectivos seguidores son reflejos de esas diferencias. Los de Renato conocimos la reconstrucción del país desde la miseria material y moral de su fracaso democrático, por lo que sabemos de la importancia de balancear derechos y deberes y reconocemos el valor de la libertad y de las instituciones que la protegen, apuntando en sus fracasos al mal uso que han hecho de ellas en las últimas décadas un manojo de oportunistas. Por eso en general representamos gente más adulta y conciliadora (independiente de las edades) y quizá por eso su campaña independiente recibió el apoyo principalmente de los sectores más bien antes identificados con la centroderecha.

La escalada de individualismo, de engaño, del abuso, la especulación y la obsolescencia inducida desde el Estado y la Empresa evidencia la crisis que pone en riesgo la estabilidad  moral, social y ecológica de la vida en el planeta. Esa realidad que nos permea a todos, suele ser sintetizada por los más jóvenes y otros nada de jóvenes, con la necesidad imperiosa de una refundación inmediata y total de nuestra institucionalidad más que su fortalecimiento con la salida de quienes abusan de ella. Dicha refundación cultural suele tomar el camino fácil de la “deconstrucción”, cambio de leyes y declaración de nuevos derechos, más que el de la reconquista de los espacios públicos y privados pervertidos por una minoría y que involucra un trabajo de recuperación más sistemático y menos espectacular.

Los entusiastas de Transforma, son en general jóvenes profesionales que no conocieron la pobreza ni la reconstrucción de nuestro país, pero que junto con la abundancia material han evidenciado la descomposición comunitaria del tejido de nuestra convivencia. Su estrategia más intelectual, re fundacional y de impacto, resulta así atractiva para algunos sectores de izquierda, y su corta edad y su origen más bien acomodado, también encuentra respuesta en algunos sectores de la derecha dura, desencantados con la degradación política y atraídos por el romanticismo a nivel local de una aventura épica y rejuvenecedora de cambio inmediato. 

Pero Transforma ha demostrado su capacidad de acción y su compromiso real de hacerse cargo más allá del discurso de la deconstrucción verde y del cambio de leyes. Más allá de la proclamación de nuevos derechos y de lenguajes inclusivos. Lo hizo al tomar la responsabilidad del camino difícil, ese que significa construir de verdad y para todos, desde los espacios públicos reducidos, abandonados y tiranizados por décadas de abuso y despojo.

Es un gran desafío que pondrá a prueba la heterogeneidad de la base que  soporta este movimiento y la generosidad de todos los puertovarinos, para apoyar este esfuerzo de servicio a una comuna y una región que lo necesita con urgencia y que lo necesitará aun más en los difíciles tiempos que se avecinan.

por Pablo Ortúzar A