Opinión

[OPINIÓN] "Puerto Varas no puede perder otra quebrada urbana" Por Tomás Gárate

El Heraldo Austral

Hace 9 meses más de 20 organizaciones de la sociedad civil publicamos una carta evidenciando que, en una misma semana, se habían realizado tres rellenos a importantes quebradas de nuestra ciudad. Esta semana lo ocurrido en la parte superior de la Quebrada de la calle Gramado vuelve a levantar la misma inquietud. Más allá de las intenciones, descoordinaciones o responsabilidades del caso, hay algo que queda claro: Puerto Varas no puede perder otra quebrada

En momentos en que nuestra ciudad crece como nunca antes en su historia, (nuestra población ha aumentado 204% desde 1984) los pocos espacios naturales que nos quedan debieran ser tratados con máximo cuidado. ¿Por qué? En las últimas décadas nos hemos encargado de desviar, entubar y construir sobre nuestras quebradas urbanas, perdiendo el entorno que tanto valoramos como comunidad por sus valores recreativos y ecológicos. Sin embargo, este crecimiento poco planificado ha arrastrado otras consecuencias: es triste pensarlo, pero ahora nuestra ciudad le teme a la lluvia. Tras la modificación de esteros, quebradas y humedales, las lluvias provocan constantes inundaciones y anegamientos en distintas villas, poblaciones y calles. También, al perder la superficie verde que absorbe naturalmente la lluvia, esta termina colapsando nuestro sistema sanitario, significando un grave riesgo para la salud de nuestros hogares y para la protección de nuestro lago. 

Más que seguir apuntándonos con el dedo, lo que necesitamos es acción. Hace una semana, distintas organizaciones locales e instituciones académicas (Patagua, Fundación Legado Chile, CEDEUS y MAPA UC) publicamos una Guía de Ciudades Sensibles al Agua, entregando herramientas, criterios y metodologías para el drenaje sostenible de aguas lluvias en ciudades del sur de Chile. Por otro lado, contamos con nuevas herramientas normativas para impulsar de manera transversal estos enfoques, como la Ley de Humedales Urbanos y la Ley de Espacio Público. Ha llegado el momento de que los servicios públicos, el gobierno local, los privados y la sociedad civil trabajemos de manera conjunta para lograr ciudades más humanas, más seguras y más sostenibles, que no le teman a la lluvia, sino por al contrario, que la agradezcan. 

El desafío está sobre la mesa y la oportunidad en nuestras manos. 

Tomás Gárate 

Candidato a Alcalde 

Movimiento Ciudadano Transforma Puerto Varas