• 08 de Febrero

Sugeridos:

[OPINIÓN] "Verano" Por: Pablo Hübner

"El orden está amenazado en Puerto Varas, vulnerado, a ratos parece derrotado por el desorden. Tanto, que hasta se produce un acostumbramiento".


Días de calor lo demuestran. El verano está en Puerto Varas. Turistas nacionales y extranjeros recorren las calles de la comuna. Algunos a pie, otros en auto.

Este es el primer verano después de las medidas restrictivas de la pandemia. Entre las personas que se han venido a vivir a la comuna, más los que vienen de visita, se nota un ambiente diferente. La foto de la nueva normalidad, cuando la temporada recién empieza.

El municipio anunció la semana pasada una completa agenda de actividades, fiestas costumbristas, conciertos, talleres, deportes. Hay un principio de la propuesta Verano 2023 como denominador común que tiene mucho acierto. Pensar las actividades para los vecinos, no sólo para los turistas. Una manera de decir, no hay que ser una fachada, ni un traje a la medida de quienes vienen, sino que hay que celebrar la identidad local. Eso tiene pleno sentido. Los mejores anfitriones de la comuna son sus vecinos. El verano es un buen tiempo para desde la comuna, vivir la comuna.

El turismo sin la comunidad que lo permite es un paisaje vacío. Una postal con servicios estandarizados, que se podrían adaptar a cualquier otra parte. Una cáscara de realidad. El rol de la comunidad para ofrecer al turista una perspectiva real de identidad local es esencial. El patrimonio cultural y su expresión se integra a los atractivos del paisaje, ofreciendo un destino con envergadura y sentido de propiedad, desde lo común.

Lamentablemente, esta vocación contrasta con la arqueología moderna de nuestro tiempo. Los problemas con la basura son evidentes, denunciados y conocidos. Cada basurero en la costanera es un microbasural. El basurero suele estar en mal estado, oxidado, roto, reventado. No falta quien al ver la torre de basura igual insiste en dejar sus cosas como parte de la montaña. Otros, derechamente dejan la basura tirada en la playa. Las colillas de los puchos a medio enterrar, como si así desaparecieran.

El orden está amenazado en Puerto Varas, vulnerado, a ratos parece derrotado por el desorden. Tanto, que hasta se produce un acostumbramiento. La idea pegote de que siempre ha pasado, de que es inevitable, de que es un rasgo idiosincrático, condenatorio, o una expresión de la crisis educacional, que, acentuada en el último tiempo, parece justificar, mientras se intenta contener, sin mucho éxito. Prevalece esa actitud como la de quien al ir al supermercado deja el carro tirado en el estacionamiento y no devuelve el carro donde estaba. 

La playa es símbolo de verano, más allá de que Puerto Varas no es necesariamente un destino de playa. El domingo parecía que había más personas en el agua del lago que en la arena, al menos en la playa de Puerto Chico y la del centro. En cuanto la medición de la calidad del agua de la bahía, como se hacía en otras temporadas de verano, no se ha informado. Parece una contradicción, pero desde que se monitorea más, se habla menos.

En la prensa nacional esta semana se publicó el listado de playas disponibles en Chile. Puerto Varas no aparece en el listado. ¿Hay playas habilitadas en Puerto Varas?  ¿Hay salvavidas? ¿Cómo se están cuidando las playas? ¿La costanera?

El primer verano de la nueva normalidad tiene mucho que decir para Puerto Varas. El turismo sufrió mucho después de la pandemia. Es tiempo de celebrar lo mejor del retorno, desde el sentido de anfitrión, protegiendo y cuidado el destino. La seguridad, el orden, la limpieza, necesitan ser protagonistas de la programación. Puede ser la oportunidad de volver a recuperar algo perdido. Son días de verano.