Opinión

[OPINIÓN] "Reactivación Mesa Técnica del Lago Llanquihue: Por fin en el camino correcto", por Jorge Pasminio

El Heraldo Austral

El anuncio de reactivación de la Mesa Técnica del Lago Llanquihue es una iniciativa que debemos celebrar, felicitar y apoyar con todo el entusiasmo posible.

Debemos recordar que esta mesa comenzó como un esfuerzo de buscar soluciones a una situación particular vinculada al uso de los aliviaderos de emergencia que tiene la sanitaria ESSAL en dos puntos de la bahía de Puerto Varas, en Puerto Chico y Santa Rosa. Primeramente se convocó a servicios públicos, SISS, autoridad marítima y el Municipio de Puerto Varas, con la participación especial de ESSAL.

De forma inmediata se obtuvo el compromiso de la compañía de acometer esta problemática desde el punto de vista de gestión sanitaria, presentando un plan que incluye grandes obras de reforzamiento de su infraestructura, junto con la desconexión de ingresos irregulares de aguas lluvias al sistema de alcantarillado que incidían notablemente en el sobreuso de los aliviaderos.

A poco andar fue patente que la problemática sanitaria y ambiental del Lago Llanquihue iba mucho más allá de la activación de estos sistemas de emergencia; ya que actividades silvoagropecuarias, de la industria salmonera, la contaminación de la planta sanitaria de Puerto Octay y, lo principal, de actividades humanas vinculadas a la vivienda permanente y de veraneo en sus riberas, significan hasta el día de hoy un enorme impacto en este gran cuerpo de agua que renueva sus aguas cada 70 años aproximadamente.

Posteriormente propiciamos una decisión que fue una de las más acertadas: compartir esta experiencia de trabajo público-privado con la comunidad, y así fue que convocamos a los cuatro alcaldes de las comunas de la cuenca del lago, además de representantes de la comunidad de Puerto Varas, como la presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos, Ingrid Bartsch y profesionales como Joaquín Aguirre.

Esto marcó un punto de inflexión en cómo debíamos entender y enfrentar el gran desafío de preservar unos de los principales cuerpos de agua dulce del país. El trabajo conjunto con la comunidad permitió que se comprendiera el fondo de la problemática y estar todos alineados en pos del objetivo principal.

Por cierto, felicito a la Seremi del Medio Ambiente de la Región de Los Lagos, por expresar la disposición a retomar un camino que tuvo su génesis a comienzos de 2017 y que ha tenido importantes avances en la gestión sanitaria en la ciudad de Puerto Varas, lo que nos permite tener hoy en día playas más aptas para el disfrute de nuestra comunidad y los visitantes, que son un pilar importante en el desarrollo de la cuenca del Lago Llanquihue.

 

JORGE PASMINIO CUEVAS

ACADEMICO UNIVERSITARIO

GEOGRAFO U. DE CHILE

MASTER EN DESARROLLO REGIONAL U. DE DORTMUND.