• 19 de Abril

Sugeridos:

Soledad y aislamiento social de personas mayores

Por Alejandra Araya G.
Directora Doctorado en Ciencia de Enfermería UNAB
Investigadora Instituto Milenio para la Investigación del Cuidado

El envejecimiento mundial de la población es una realidad innegable, y Chile no es ajeno a este fenómeno. Con una proyección que indica que para el año 2050, un 31,2% de nuestra población tendrá 65 años o más, es fundamental abordar los desafíos que este cambio demográfico presenta.
 
La soledad y el aislamiento social entre las personas mayores no son solo problemas emocionales, sino que tienen consecuencias directas en su salud física, mental y social. Según la Encuesta de Calidad de Vida del Adulto Mayor, un 19,5% de los adultos mayores en Chile reportan sentir que les falta compañía, y el 13,4% viven solos. Estas cifras no solo reflejan una realidad individual, sino también un desafío de salud pública.
 
La evidencia científica es clara en cuanto a las consecuencias de la soledad y el aislamiento social en las personas mayores: se asocian con un mayor riesgo de depresión, ansiedad, ideación suicida, deterioro funcional e incluso muerte prematura. Además, existe una relación directa entre el aislamiento social y un aumento del riesgo de desarrollar demencia.
Debemos abordar este problema de manera integral y efectiva. Las intervenciones que han demostrado ser exitosas incluyen actividades grupales, apoyo social y la participación activa de las personas mayores en su comunidad.
 
Pero aún queda mucho por hacer. Es necesario invertir en la investigación y desarrollo de intervenciones comunitarias tempranas para prevenir la soledad y aislamiento social.
 
Debemos trabajar juntos como sociedad para garantizar que todos los miembros de nuestra comunidad puedan envejecer con dignidad, apoyo y conexión social.