Opinión

Trash-cooking: la tendencia que invita a no desperdiciar ni las cáscaras de los alimentos

El Heraldo Austral

A la hora de cocinar, los sobrantes son recurrentes en nuestras cocinas, y gran parte de ellos se convierten en residuos orgánicos. Mientras algunos los aprovechan para hacer compost, la mayoría simplemente los tira a la basura. El trash-cooking propone solucionar ese problema dándole un giro, y un apetitoso nuevo uso.

Santiago, 29 de mayo de 2019.- La traducción literal de trash-cooking es “cocinar con basura”; sin embargo, su sentido principal apunta a aprovechar todo aquello que muchos consideran como residuos, para preparar sabrosos nuevos platos. Esta tendencia culinaria global gana cada día más adeptos y todo parece apuntar que llegó para quedarse, generando impactos positivos no sólo en la cocina, sino que también en el cuidado del medioambiente y el uso eficiente de los recursos.

En efecto, un reporte de Fundación Chile de 2016 reveló que 48% de los residuos generados por los hogares es orgánico; es decir, cerca de la mitad de los desperdicios domésticos corresponden a restos de comida, alimentos vencidos o bien cáscaras de frutas o huevos. Asimismo, detalla que anualmente nuestro país produce 104 kilos de dióxido de carbono por persona a partir de ese tipo de basura, lo que equivale a seis computadores portátiles usados 24 horas al día por un año.

Para disminuir ese efecto negativo en el planeta, el trash-cooking se alza como una interesante opción. “Es necesario aprovechar al máximo toda comida que se cocine, pues todos los restos sirven para algo. Las cáscaras de frutas y verduras, por ejemplo, se pueden aprovechar de muchas formas, y además de aportar al medioambiente, nos hacemos un favor a nosotros, consumiendo fuentes ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes”, destaca Elizabeth Luna, nutricionista de Sodexo, compañía líder en servicios de Calidad de Vida, que permanentemente analiza el mercado, las tendencias, las necesidades y expectativas de sus clientes y consumidores, en búsqueda de nuevas opciones que permitan innovar y mejorar su satisfacción, en coherencia con su fuerte compromiso y respeto por el medioambiente.

La profesional explica que no es necesario ser grandes cocineros para sumarse a esta tendencia, ya que hay sencillas recetas, fáciles de preparar en casa, y que se pueden elaborar a partir de cáscaras de verduras:

Papas rústicas: Las papas horneadas con piel sin dudas están de moda. ¿Qué mejor que preparar una alternativa diferente, horneando las cáscaras con sal, aceite de oliva y romero?  ¡Quedarán crujientes para un rico aperitivo con una salsa!

Sopa de verduras: Ideal para esta época del año. Se deben lavar las cáscaras de zanahoria y papas, tallos de acelga, hojas de betarraga y cualquier residuo vegetal que se tenga a mano. Cocinar con aliños a gusto. Una vez que todo esté cocido, procesar en una licuadora… ¡Y listo!, ¡la mejor sopa de verduras en tu mesa!