Regional

Descartan que discoloración observada en aguas de Cochamó sea nociva para el cultivo de mejillón chileno

El Heraldo Austral

Informe elaborado por el Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, abordó el fenómeno observado en abril pasado. 

Sobre las superficies de las aguas que bañan el sector Cululir, comuna de Cochamó, se divisó una mancha o discoloración de color rojizo el pasado miércoles 24 de abril. Ante la preocupación por este hecho, los testigos se pusieron en contacto con un extensionista del Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, proyecto que es liderado por Fundación Chinquihue y financiado por Corfo.

Tras una toma de muestra de agua en el lugar y después de ser analizada por investigadores de Cetmis, se determinó que aquella discoloración, correspondía al ciliado Mesodinium rubrum. La información fue publicada en un informe titulado “Discoloración en la comuna de Cochamó: ¿floración algal nociva u otro organismo?”.  

La observación realizada incluyó un análisis del comportamiento de semillas de mejillón sumergidas durante una hora en agua con presencia de M. rubrum, con el fin de observar el comportamiento de este recurso en presencia de dicho organismo. De forma complementaria, se realizó una rápida revisión bibliográfica para dar respuesta a la incógnita respecto del impacto que M. rubrum podría generar sobre los cultivos de mejillón chileno presentes en la zona en que se observó el fenómeno. 

M. rubrum es un microorganismo unicelular que vive comúnmente en aguas costeras asociado a bajas salinidades. Se alimenta de otros microorganismos, como bacterias y microalgas. Cuando se encuentra en altas concentraciones  produce las discoloraciones observadas en la zona cordillerana de la región. Se estima que fue descrita por primera vez en las costas chilenas por Charles Darwin en 1835.

Existe acuerdo en la comunidad científica de que M. rubrum está en bajas concentraciones en verano y aumenta a comienzos de otoño. Presente durante casi todo el año, su distribución es amplia y ha sido observada en todo el planeta. Su aparición está precedida por periodos de calor, poco viento y alta irradiación solar, y se señala además que un aumento en los nutrientes del agua facilitaría su proliferación. La discoloración puede durar desde menos de una semana hasta seis semanas.

Literatura nacional también señala a M. rubrum como organismo generador de floraciones o blooms, pero totalmente inofensivas. En la revisión de información realizada por los investigadores del Cetmis no se encontró comentarios o antecedentes sobre efectos dañinos para el hombre o para organismos explotados por el hombre, ya sea peces, moluscos o macroalgas, por lo que es altamente probable que no genere problemas en la semilla de mejillón chileno.

Luis Oliva, Gerente del Cetmis, explicó que este informe “viene a dar cumplimiento  a la necesidad de tener respuesta  inmediata sobre fenómenos naturales y repentinos que se observan y que generan preocupación entre los productores de la zona. Lo concreto es que el fenómeno observado no reviste ningún riesgo para la producción de mitílidos ni de otro tipo de recursos marinos. Con lo anterior, Cetmis fortalece su rol en la asistencia técnica para micro y pequeños mitilicultores”.