• 24 de Abril

Sugeridos:

Especialistas de INIA Remehue entregan recomendaciones a productores ganaderos para el control de plagas en praderas

Alfredo Torres dictó una charla en la que advirtió sobre la importancia de hacer evaluaciones tempranas entre enero y marzo en el caso de gusanos blancos, mientras que Marcelo Villagra hizo un talle...

  • Alfredo Torres dictó una charla en la que advirtió sobre la importancia de hacer evaluaciones tempranas entre enero y marzo en el caso de gusanos blancos, mientras que Marcelo Villagra hizo un taller práctico en terreno para muestreo e identificación de las distintas especies.

En una actividad organizada en conjunto con la coordinadora del GTT CAFRA Trumao, Francheska Kenigs y con la participación de 14 productores ganaderos, especialistas del INIA Remehue entregaron recomendaciones para el control de plagas en praderas.

En la capacitación realizada en el Centro Regional de Investigación INIA Remehue en Osorno, Alfredo Torres y Marcelo Villagra, abordaron el tema de los ataques de cuncunilla negra y gusano blanco en las regiones de Los Ríos y Los Lagos en donde en temporadas pasadas se han registrado daños en praderas de hasta un 100%.

Entre los temas abordados durante una charla y luego en terreno, se cuentan cómo identificar los insectos y determinar poblaciones, así como la forma de controlarlos.

En su presentación el investigador especialista en praderas y cultivos forrajeros, Alfredo Torres, explicó que “ambas plagas pueden ser controladas con aplicaciones de hongos entomopatógenos que posee el laboratorio de control biológico de INIA Quilamapu en Chillán, el que debe ser aplicado en cobertera y con una serie de precauciones”.

La evaluación se debe hacer a partir de enero y hasta marzo para gusanos blancos y entre fines de mayo y principios de junio para cuncunillas negras, de ser necesario a partir de ahí se debe aplicar el hongo en la pradera.

El experto indicó que “el hongo es muy sensible a la luz ultravioleta por lo que debe ser aplicado con índices UV menores a 6. Además, en el transporte el hongo debe mantenerse a temperaturas entre 5 y 10 °C. En la aplicación no debe usarse agua clorada, idealmente debe hacerse con el máximo de agua posible, sobre 200 litros por hectárea”. Añadió que “lo ideal también es que durante o posterior a la aplicación caiga una lluvia, idealmente no superior a 10 milímetros”.

Visita a terreno

Posterior a la capacitación, Marcelo Villagra, realizó un taller para la identificación de las diferentes especies de gusano blanco y de cómo realizar el muestreo, encontrándose el gusano blanco proveniente del pololo café a menos de 3 centímetros de profundidad, momento ideal para la aplicación del hongo entomopatógeno y su control.