Regional

FOSIS junto a SENADIS certificaron a 265 personas en situación de discapacidad en la región de Los Lagos

El Heraldo Austral
Foto: Archivo

El programa se ejecutó a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional para usuarios de cada provincia con el financiamiento de 230 millones de pesos otorgados por el GORE

Con el objetivo de disminuir las brechas financieras, productivas y el acceso a nuevas oportunidades, se desarrolló el programa del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) orientado a personas en situación de discapacidad que aporta a la transformación del estilo de vida, las opciones de empleabilidad y autonomía de cada uno de los usuarios.

Pablo Santana, Director regional del Fondo de Solidaridad e Inversión Social (FOSIS), sostuvo que “al concretar este programa de 8 meses que se realizó en conjunto con SENADIS, se entregaron las herramientas necesarias para capacitar a más 260 usuarios que hoy día están saliendo adelante con distintas ideas de trabajo y emprendimientos, que ellos muchas veces no han podido lograr. Tienen las iniciativas, pero se les cierran las puertas y por eso, la idea es que cada uno de ellos pueda generar su propio negocio, salir adelante, sentirse útil a la sociedad y aportar económicamente a su grupo familiar”.

“En el FOSIS estamos muy contentos haber concretado esta alianza estratégica entre el GORE y SENADIS que dio excelentes resultados, donde los servicios tenemos una deuda país, ante lo que estamos apoyando a nuestros emprendedores y llegando a todos los lugares de nuestra región, ya que por mandato de nuestro Presidente de la República, Sebastián Piñera, se nos ha encomendado llegar hasta la última isla, hasta el último sector de nuestra región, por eso no vamos a dejar de lado a nuestros usuarios que requieren de nuestro constante apoyo”.

Jessica Droppelmann, Directora regional del Servicio Nacional de la Discapacidad (SENADIS), recalcó que “como SENADIS estamos bastante satisfechos con los resultados, especialmente con el trabajo realizado por la consultora, creo que fue una licitación exitosa y asertiva en términos de cómo se generaron las bases y cómo se cumplieron las expectativas por parte de las personas con discapacidad.”

“Ellos evaluaron muy bien el proceso, considerando que son fondos que no se tienen en otras regiones, por lo que es una innovación de parte de la región de Los Lagos. En las otras regiones existen montos pequeños por parte del SENADIS para emprendimientos y ahora ya no existen, por lo tanto esperamos que sea un fondo que en el futuro se pueda volver a postular, especialmente porque las personas con discapacidad han considerado que es una oportunidad real, especialmente con la capacitación, porque el modelo que presenta FOSIS es un modelo exitoso, comprobado y nosotros queremos seguir trabajando en esa línea”.

Antonio Ibacache, usuario del programa de la comuna de Puerto Montt, nos comentó que “este programa me ayudó bastante, porque trabajo en la calle vendiendo pinos para vehículos. Alguien me dijo que podía postular a algún proyecto, siempre lo miré como algo que no podía hacer y me dijeron que vaya al FOSIS, ahí me indicaron que había un programa y postulé”.

“La discapacidad en Chile está mirada por sobre el hombro, somos personas normales como cualquier otro y a lo mejor tenemos más capacidades que cualquier otro, nuestros defectos pueden ser físicos o intelectuales, pero lo importante es que el Gobierno tiene estos proyectos y ojalá los incremente mucho más”.

“Acá me entregaron herramientas para poder incrementar el capital de los pinos y tener más variedad, quiero mostrarle a la gente que el FOSIS se fija en los pequeños emprendedores, con una ayuda de esta forma todo el mundo queda contento”.

Hugo Salazar, usuario del programa de la comuna de Osorno, explicó que “se enteró del programa a través de su esposa, quien fue al FOSIS por otro asunto y le dijeron que había un proyecto para personas con discapacidad, ahí yo ya estaba trabajando en reparación de sillas de ruedas, postulé, me llamaron, asistí a los cursos y fue realmente bueno, porque tuve compañeros bien agradables, conocí gente con otras discapacidades y a la vez con otras experiencias. Por ejemplo, me encontré con una persona de Río Bueno que hizo un ascensor, fue novedoso para mí”.

“Ahora me dedico a la mantención de sillas de ruedas, máquinas de ejercicios, entre otros en una clínica de kinesiología. De esta manera, el programa me ayudó para comprar equipos e implementos para desarrollar mi trabajo”.

El programa FNDR para personas en situación de discapacidad contempló una inversión individual de 600 mil pesos para cada usuario con una intervención de 8 meses, durante los cuales se entregaron herramientas y conocimientos para potenciar las habilidades de los participantes, con el fin de que perciban mayores ingresos y de ese modo, cuenten con una mejor calidad de visa para ellos y sus familias.