Regional

Mesa regional de buceo seguro revisó protocolo que busca identificar enfermedades asociadas a estas faenas

El Heraldo Austral El Heraldo Austral

Si bien en los últimos años la tasa de accidentabilidad de los buzos ha disminuido en la región de Los Lagos, se ha evidenciado el creciente número de trabajadores afectados por enfermedades profesionales, siendo la más recurrente la osteonecrosis disbárica, patología que año a año invalida a muchos trabajadores del mar. 

Es por ello que el Ministerio de Salud ha desarrollado el Protocolo de vigilancia para trabajadores y trabajadoras sometidos a condiciones hiperbáricas, el cual entró en vigencia el 6 de junio de  este año y busca prevenir e identificar las patologías asociadas a condiciones hiperbáricas, además, busca obtener datos epidemiológicos que entreguen una línea base con la cual obtener datos reales de la población expuesta y enferma por la exposición al trabajo en condiciones hiperbáricas.

Este documento fue el tema central de la última sesión de la Mesa regional de Buceo, liderada por la Seremi de Salud y que agrupa diversos expertos tanto del área privada como organismos gubernamentales para tratar temas de salud y seguridad de los trabajadores expuestos a riesgos de accidentes y enfermedades de la actividad del buceo.

La seremi de Salud Scarlett Molt, precisó que esta reunión ampliada busca obtener datos de la situación actual del protocolo y su implementación, visto desde el punto de vista del Ministerio de salud, del punto de vista de los Organismos Administradores  de la ley de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales y de los trabajadores que son los principales involucrados. “

Agregó que existen datos de accidentes, pero no de enfermedades asociadas al buceo, las que están subnotificadas y que se espera que expondrá ese protocolo, pues hasta ahora sólo se tenía registro de la COMPIN, entidad que durante el 2017 evaluó 20 casos de trabajadores con patologías asociadas a condiciones hiperbáricas, siendo el 100% de estas patologías diagnosticadas con alguna necrosis, de ellas el 70% está dada por la necrosis avascular de la cabeza humeral o femoral y el 30% dada por necrosis avascular de hombro.