Regional

Semana de la Salud Mental en el HPM insta a la prevención y a no discriminar a los pacientes

El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral El Heraldo Austral

En el contexto del Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra el 10 de octubre, el Servicio de Cuidados Intensivos en Psiquiatría Infanto-Juvenil del Hospital Puerto Montt (HPM) realiza una serie de actividades con el fin de concienciar y movilizar a la población acerca de cuestiones relativas a la salud mental.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud en esta ocasión la conmemoración se centrará en la prevención del suicidio, donde se invita a «40 segundos para actuar» durante el Día Mundial de la Salud Mental. En el HPM se contempló una exposición de obras artísticas de los propios pacientes en los muros del hall del servicio con frases positivas, grafitis y manualidades. Junto con un conversatorio para evitar la estigmatización y discriminación de la salud mental.

A ello se suma un un taller educativo para padres, funcionarios y público en general cuyo objetivo es entregar lineamientos preventivos en salud mental infanto-juvenil. Esto en el 3 piso del Centro Adosado de Especialidades (CAE) del HPM, entre las 10:00 y las 11:00 horas de hoy 10 de octubre

Romanet Pinto, terapeuta ocupacional del Servicio de Cuidados Intensivos de Psiquiatría Infanto-Juvenil del HPM, detalló que el objetivo es concientizar a la población general acerca de formas preventivas en el manejo de la salud mental. “También el de poner en el tapete algunas problemáticas que están afectando a los adolescentes como son las conductas suicidas, por ejemplo, el manejo de algunas redes sociales, el bullying, etcétera. La idea es que en estas actividades también participen los pacientes. Y, principalmente, es acercar el concepto de salud mental no como un tabú o un aspecto negativo sino que todo lo contrario, como hacerlo parte de la vida de cada persona y mostrarlo de otra manera”.

En este contexto, el jefe Servicio de Psiquiatría Infanto-Juvenil del HPM, Dr. Ricardo Fuentealba, destacó: “Aunque suene un poco forzado al comienzo porque el adolescente no está acostumbrado a que el papá le hable, lo llame, le pida ayuda en alguna cosa o le ofrezca ayuda en alguna tarea, hay que incentivar el contacto. Es la forma más efectiva de enterarse de que hay un problema que puede terminar en un intento de suicidio. Y prevenirlos es a través de una relación afectiva y cercana padre, madre e hijo”.

Añadió que un elemento a visualizar para prevenir el riesgo es un cambio de humor. Si se pone triste o más callado de lo habitual, o al revés, si era habitualmente conversador, ameno y deja de hacerlo, o si se torna irritable y se aísla y deja de participar en actividades que son entretenidas para él son elementos de preocupación. “Uno cuando entrevista a los padres y ahí en retrospectiva se dan cuenta que el niño cambió hace seis meses atrás”, sostuvo el jefe del servicio en el HPM.

¿Dónde recurrir?, a la atención primaria de salud, ya que cuentan con psicólogos, médicos, asistentes sociales (…) Lo óptimo es ir con el adolescente pero muchas veces no quiere ir pero los padres pueden acercarse. Y la necesidad de que sea visto por un especialista es mejor conversarla con un equipo de la atención primaria, porque no siempre es necesario llegar hasta el médico especialista.

“La mayoría de los problemas de rechazo o acoso escolar, que son tremendamente angustiantes para los niños y jóvenes, pueden ser resueltos por una buena gestión del equipo de atención primaria”, concluyó Ricardo Fuentealba.