• 19 de Abril

Sugeridos:

Servicio de Medicina Física del Hospital Puerto Montt: “Hablar de rehabilitación es hablar de humanidad”

Son más de 100 funcionarios del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación a disposición de la mayoría de servicios de hospitalización y atención ambulatoria del HPM, quienes se dedican diariamente...

Son más de 100 funcionarios del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación a disposición de la mayoría de servicios de hospitalización y atención ambulatoria del HPM, quienes se dedican diariamente a ser un soporte físico y emocional de pacientes que por diversas razones han perdido movilidad y funcionalidad de sus cuerpos, repercutiendo esto, además, en sus familias y en la forma en la que se reintegran a la sociedad.


A Patricia Rosenkranz le cambió la vida del cielo a la tierra, cuando en septiembre pasado le fue diagnosticado ‘Síndrome de Guillian-Barré’, patología que le ocasionó inmovilidad en sus extremidades superiores e inferiores. Y, a pesar de que fue un fuerte golpe para ella y su familia, desde hace tres meses ha comenzado a ver avances en su rehabilitación, gracias a la atención que ha recibido en el Servicio de Medicina Física del Hospital Puerto Montt. 

“Gracias a Dios, mi tórax no se vio afectado, pero no me podía ni mis brazos ni piernas, me caía. Ahora ya puedo caminar, en burrito, pero puedo caminar. La rehabilitación ha sido larga, no tediosa, cansadora, pero bien acogida por el grupo humano del Hospital que han sido maravillosos, he tenido una excelente atención”, precisó Patricia, de 63 años, madre de tres hijos y abuela de tres nietas.

Son más de 100 funcionarios del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación a disposición de la mayoría de servicios de hospitalización y atención ambulatoria del HPM, quienes se dedican diariamente a ser un soporte físico y emocional de pacientes que por diversas razones han perdido movilidad y funcionalidad de sus cuerpos, repercutiendo esto, además, en sus familias y en la forma en la que se reintegran a la sociedad.

“Hay muchos tipos de rehabilitación, dependiendo del área de la salud. Partimos desde niños prematuros, con la rehabilitación infantil. También está la rehabilitación neurológica, traumatológica, de piso pélvico, y muchas otras, ya que nuestra labor es transversal: somos un servicio de apoyo que trabajamos con todas las unidades clínicas, y con todo tipo de pacientes, desde la primera infancia hasta el paciente adulto mayor”, señaló la Dra. Irene Vásquez, fisiatra y jefa (s) del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación HPM.

 


Médicos especialistas en rehabilitación, y profesionales como kinesiólogos, terapeutas ocupacionales, fonoaudiólogos, psicóloga, TENS y administrativos brindan una atención integral, realizando mensualmente cerca de 12 mil atenciones en todo el Hospital Puerto Montt, entregando así los múltiples beneficios que brinda la rehabilitación motriz en la vida de quienes padecen de algún impedimento físico.

“Hablar de rehabilitación es hablar de humanidad, ya que hablamos de entregar calidad en nuestra atención y que no sólo se solucione el proceso de enfermedad, sino que ella no genere secuelas funcionales. El objetivo es que el paciente además de sanar quede en una buena condición física y emocional. Ese apoyo se brinda a través de terapias, ya que tiene efectos directos en la salud cuando se inicia de forma precoz, intensiva y multidisciplinaria”, precisó la Dra. Vásquez.

Menor tiempo de hospitalización, reducción de complicaciones producidas por días de cama y un alta en mejores condiciones funcionales se cuentan entre los beneficios de la rehabilitación, proceso en el que además la familia y los cuidadores del paciente adquieren un rol fundamental que se demuestra en una recuperación más expedita de quienes reciben el apoyo de sus más cercanos.

“Mentalmente nunca tuve muchos problemas, no me bajoneé porque tengo tres hijos y tres nietas que dependen de mí. Ellos son mi motor, mi empuje con todo lo que me ha pasado, y la familia es fundamental, y luego de los profesionales del Hospital Puerto Montt. Ellos me han devuelto a la vida”, agregó la Sra. Patricia, minutos antes de empezar una nueva sesión de rehabilitación.

“Para nosotros es muy importante lo que el paciente hace y su familia o cuidador, es una figura que se compenetra con el tratamiento, son fundamentales. Cuando una enfermedad genera discapacidad uno necesita un cuidador, familiar o no familiar que apoye a este paciente, y nosotros los usamos como coterapeutas, quienes se transforman en un aliado de la terapia, y a quienes también capacitamos dentro de lo que se pueda”, confirmó la Dra. Vásquez.

La profesional concluyó que los pacientes que llegan hasta el Servicio de Medicina Física y Rehabilitación lo hacen a través de derivaciones ya sea desde dentro del HPM como a través de las atenciones que se realizan en los centros de salud de la atención primaria en casos más complejos, ya que “la atención primaria también tiene salas de rehabilitación y también tiene profesionales especialistas en terapia”.