Opinión

[OPINIÓN] Desinformación: una mala práctica en política

El Heraldo Austral
Foto: Andrés González V. Coordinador Territorio Puerto Varas Revolución Democrática

En su afán de hacerse propaganda para su candidatura a alcalde, un concejal anunció con bombos y platillos que ya fue aprobado el “Plan Maestro de Evacuación y Drenaje de Aguas Lluvias” de la ciudad de Puerto Varas, y lo anuncia como si eso fuera gestión suya. De acuerdo con la nota publicada el 15 de abril en este mismo medio, el concejal dijo: “la idea es licitar el estudio de ingeniería del diseño de los dos grandes colectores de Gramado y de San Francisco”. Esto seguramente es una idea suya, porque lamentablemente la realidad dista mucho de lo declarado por él.

En efecto, después de tres largos años de tramitación, el reciente decreto que motivó la declaración del concejal sólo implica que por ahora el MOP está en condiciones de preparar las licitaciones para que en unos meses más, cuando éstas sean asignadas, se pueda comenzar a efectuar labores de mantención de los colectores ya existentes. Esto sin duda es un gran avance para terminar con las inundaciones en el centro de la ciudad, pero es solo el principio. En cuanto a los colectores que el concejal imagina se diseñarán, todavía pueden pasar años antes de que sean realidad ya que aún faltan muchas etapas, por ejemplo, elaborar las bases para licitar los estudios de ingeniería, hacer la licitación, elaborar esos estudios, disponer de los fondos para la construcción, licitar y asignar la empresa constructora, etcétera, etcétera.

El concejal, además de pretender crear la sensación de que las obras requeridas están a la vuelta de la esquina, afirma que con la eventual construcción de colectores en las calles Gramado y San Francisco se acabará la contaminación fecal en el lago Llanquihue. Esto tampoco es correcto. La empresa ESSAL elaboró ese engañoso argumento que pone toda la responsabilidad en el Estado de Chile, como una forma de evitar asumir el rol que le cabe en la contaminación al medio ambiente en Puerto Varas. La verdad es que ESSAL no ha invertido en la reparación de las redes de alcantarillado de Puerto Varas para evitar que se saturen de aguas lluvia. Por lo tanto, aunque se construyan los colectores mencionados anteriormente, la contaminación fecal del lago continuará. La falta de inversión de ESSAL en sus propias instalaciones quedó en evidencia en el desastre ocurrido en Osorno el año pasado. Si ESSAL no hace inversiones menores como las requeridas para disponer de ampolletas en sitios críticos ni tampoco gasta en la capacitación de su personal, difícilmente hará inversiones mayores como las requeridas para reparar las redes de aguas servidas de Puerto Varas. ESSAL no es más que una vaca lechera de la empresa Aguas Andinas de Santiago, filial a su vez de la empresa transnacional SUEZ a través de una cascada de sociedades en diferentes países que diluyen la responsabilidad. La vocación de vaca lechera de ESSAL quedó en evidencia después de lo ocurrido en Osorno, cuando los gerentes de SUEZ y Aguas Andinas optaron por deshacerse de ella en lugar de efectuar las inversiones requeridas para asegurar un buen servicio a los ciudadanos.

El débil rol del Estado subsidiario de la ideología neoliberal enquistada en la Constitución, el financiamiento de muchas campañas políticas con dinero de empresas y la puerta giratoria entre empresas y parlamento, son entre otras, las causas de una legislación muy débil frente a los abusos de muchas empresas y una herramienta de absoluta indefensión de los ciudadanos frente a ellas. En Octubre tendremos la oportunidad de elegir una Convención Constitucional que aborde seriamente la solución de estos problemas en la redacción de la nueva Constitución de Chile.

 

Andrés González V.

Coordinador Territorio Puerto Varas

Revolución Democrática