• 19 de Abril

Sugeridos:

Día de las regiones: Hablar de Chile es hablar de diversidad

  • Por Rossana Dresdner, directora ejecutiva Imagen de Chile.

Chile se extiende a lo largo de casi 4.300 km de territorio. Este vasto suelo, que alberga una geografía diversa y multicolor y se expresa de manera distinta en cada una de nuestras regiones, nos ha valido ser reconocidos como un país diverso, que alberga desde el desierto más árido, valles vitivinícolas de fama mundial, hasta imponentes glaciares que marcan el comienzo del mundo.

Pero en la Fundación Imagen de Chile pensamos que nuestra diversidad va más allá de nuestra innegable belleza natural. Más aún, pensamos que tiene que ver con lo más profundo de nuestra identidad como pueblo. Son las comunidades locales, su historia, tradiciones, gastronomía y su arte, las que verdaderamente dan contenido a la imagen de Chile. Cada rincón del país tiene su historia que contar, su memoria, su camino que lo ha llevado a lo que es hoy, y al aporte que hace al país.

Parte esencial de nuestro trabajo en Imagen de Chile es conectar a nuestro país con el mundo. Y ahí, siempre, la diversidad es lo que destaca. La prensa internacional busca las historias particulares de regiones, que hablan del desarrollo, potencial  y lado humano. El norte acapara titulares internacionales por su capacidad astronómica, su trabajo en transición energética y competencia minera. Lo mismo ocurre con la agricultura de la zona centro y sus procesos sustentables, que van en línea con el desarrollo económico que Chile hoy persigue. El sur, por otro lado, muestra su propuesta de desarrollo de hidrógeno verde y estrategias innovadoras de turismo sustentable, mientras que el extremo austral del país se proyecta como la capital mundial de la ciencia antártica y un observatorio natural del cambio climático.

La imagen del país se construye desde una perspectiva regional, porque es a través de esa historia colectiva de diversidad, de humanidad, de logros y esperanzas que podemos contar el verdadero Chile. Cada región es un eslabón esencial en la cadena que configura nuestra nación, y que se proyecta al mundo, firme, para contar quiénes somos y cómo estamos aportando a un mejor futuro.