Regional

Importación: Los riesgos sanitarios que hay tras el uso de embalajes de madera

El Heraldo Austral El Heraldo Austral

El SAG de la región de Los Lagos informa que durante los primeros meses de este año se han interceptado insectos vivos en embalajes de madera utilizados para proteger productos que se importan al país.

Se trata de la especie Monochamus alternatus conocida como el “escarabajo de cuernos largos del pino”, que se encuentra calificada en nuestro país como plaga cuarentenaria ausente. Es un escarabajo de origen asiático, considerado como uno de los más importantes vectores del nemátodo de la madera del pino (Bursaphelenchus xylophilus) cuyo ingreso al país provocaría graves daños a la producción forestal y en especial a las exportaciones de maderas de pino nacional.

“La intercepción de esta plaga se produjo en un establecimiento comercial de Puerto Montt y el SAG ordenó la destrucción inmediata de los materiales como una forma de evitar que esta plaga se introduzca en el país”, precisó Carolina Giovannini, Encargada Regional de Protección Agrícola y Forestal del SAG Los Lagos.

Por su parte, Luis Alfredo Paredes, Director Regional del SAG sostuvo que “no hay que olvidar que el intercambio comercial que mantiene Chile con otros países del mundo ha aumentado la presión de ingreso a nuestro país de plagas forestales ausentes”.

En ese sentido, la autoridad regional indicó que los embalajes de madera procedentes del extranjero constituyen una eficaz vía para el ingreso, dispersión y establecimiento de plagas forestales cuarentenarias, las que pueden afectar negativamente la  producción y exportación silvícola nacional.

 

Normativa que rige para embalajes de madera

Los embalajes de madera que ingresan al país deben venir libres de corteza y de insectos vivos. Además, deben contar con la marca internacional que certifica que el embalaje, en el país de origen, ha sido sometido a un tratamiento sanitario que puede ser térmico o químico medidas que impiden el alojamiento de plagas o de insectos en la madera.

Es así como los importadores deben exigir a sus proveedores que cumplan con la Norma Internacional de Embalajes conocida como NIMF N°15.

“Si el embalaje de madera ingresado al país no exhibe la marca exigida, o si en cualquier pieza de embalajes se detectan insectos vivos, signos de insectos vivos o de corteza, el SAG debe disponer su eliminación o tratamiento”, aclaró Carolina Giovannini.

En base a esta norma, los embalajes deben ser inspeccionados por el SAG al momento de ingresar al país (puntos de ingreso terrestres, aéreos y marítimos). No obstante, dado el volumen de productos de importación, el SAG ha estimado necesario complementar esta acción de vigilancia forestal en materiales de riesgo sanitario, en los lugares de destino de cada región.

“El llamado es a los empresarios de la región para que continúen apoyando esta labor del SAG y sigan dando aviso sobre las importaciones que vienen protegidas con embalajes de madera, lo cual permitirá efectuar una inspección oportuna a nuestro Servicio con el propósito de resguardar el patrimonio sanitario forestal nacional”, enfatizó el Director Regional del SAG.