Opinión

Mito vs. Realidad: ¿Qué hacer para un buen dormir?

El Heraldo Austral

Tomar un vaso de leche antes de ir a la cama, intentar recuperar el sueño perdido con horas de siesta o realizar alguna actividad física para sentirnos más cansados, son consejos que escuchamos diariamente cuando no contamos con un sueño reparador. Pero,

¿Cuánto de todo esto es realmente efectivo?

 “Existen muchos mitos en torno al buen dormir, donde algunas técnicas que escuchamos diariamente son efectivas en la medida en que se lleven a cabo correctamente. Lo importante es entender que el sueño es fundamental para evitar enfermedades a largo plazo y mejorar nuestra calidad de vida, por lo que debemos trabajar diariamente nuestra higiene del sueño”, explica Luis Espinoza, Neurólogo de Clínica Somno.

 Ante esto, el centro especialista en Medicina del Sueño confrontó mitos y realidades, con el fin de explicar cuáles de ellas son efectivas para quienes cuentan con algún problema de sueño:

 

  1. Tomar leche antes de dormir: Este alimento contiene un aminoácido (Triptófano) que activa la producción de melatonina lo que induce el sueño, logrando que las personas se sientan más relajadas. Sin embargo, no es algo que funciona para todos por lo que hay que hacer la prueba.
  2. El sueño se recupera: Seamos claros, el sueño NO se recupera. Lo cierto, es que el sueño se acumula (por eso aumentan las ganas de dormir prolongadamente) lo que genera un efecto negativo en el ánimo, aumentan los problemas relacionados a la presión arterial y disminuye la capacidad cognitiva. Por lo mismo, dormir entre 3 a 4 horas en la semana para luego dormir 10 durante el fin de semana, no hace bien.
  3. Las personas mayores necesitan dormir menos horas: Falso. Las personas mayores tienen el sueño fragmentado, es decir, tienden a aumentar lo episodios de insomnio durante la noche lo que provoca varios despertares. Esto, se debe al envejecimiento lo que no significa que deban dormir menos. La recomendación es dormir entre 6 a 7 horas diarias.
  4. El alcohol me ayuda a dormir: Si bien provoca somnolencia, afecta mucho la calidad del sueño. Al consumir alcohol, aumentan las posibilidades de reflujo, ronquidos y hay mayor probabilidad de activar una apnea de sueño, lo cual puede traer consigo problemas cardiovasculares y respiratorios, afectando negativamente a nuestro organismo.
  5. Hacer deporte induce el sueño: Hacer deporte es muy positivo, pero por favor no antes de dormir. Es recomendable al comienzo del día o a media tarde, pues aumentan los niveles de adrenalina y la temperatura corporal lo que dificulta la conciliación del sueño.

6. Si duermes siesta, no podrás dormir de noche: Falso. La siesta es recomendable siempre y cuando estés cansado, pero ésta no debe superar los 30 minutos. Si duermes siesta de 2 horas, claramente no podrás conciliar el sueño.