Opinión

[OPINIÓN] "Otra Mirada", por Alejandro Álvarez

El Heraldo Austral

Hoy tener otra mirada es difícil y hasta puede atentar contra las susceptibilidades de algunas mentes. Hoy existe otra forma de pensar, otra mirada y todo esto se pone en evidencia en la situación actual en la que se encuentra esta enfermedad que llamamos COVID. Esta inminente situación dio pie a tener que tomar medidas rígidas y que van desde las necesarias hasta las más autoritarias tomadas tanto por organizaciones mundiales como gobiernos locales a través de sus instituciones. Tener que parar al mundo, parar los países, parar la justicia, parar las instituciones públicas, parar el comercio como medidas para cuidar la salud.

No quito la mira sobre la gravedad de esta enfermedad viral, pero aun así ya hay expertos que manifiestan que es sobre exagerada, e incluso algunos cuestionan que sea una verdadera pandemia.

Pero la pregunta es ¿por qué los gobiernos a través de sus sistemas de salud y sus instituciones del orden público toman las medidas de cuarentena que parecen ser en algunos puntos exageradas a un costo de resistir varios meses sin trabajar y con la probabilidad de quebrar? Las respuestas visto por expertos médicos, virólogos, personas comunes, pueden ser muchas, una de las respuestas es que los sistemas de salud no disponen en cantidad de infraestructura, tecnología, recursos humanos, materiales o insumos para contener la progresión tan veloz de esta enfermedad, la cual posee dos componentes complejos, rapidez de enfermar y la necesidad de contar con equipos especializados hoy para salvar vidas.

Por lo tanto, la falta de rapidez para prepararse frente a esta enfermedad saca a la luz la deficiencia y la carencia. Todo esto obliga a tener que asumir el sacrificio de encerrarse para poder brindar a los sistemas de salud el tiempo para atender y no verse saturados, llámese “capacidad para enfrentar la adversidad”.

Otra respuesta a la sobre exageración, según especialistas, es que las mediciones estadísticas son alarmistas,   que llevan a sentir miedo ante las muertes por el coronavirus a nivel mundial y local de cada país. Es más como dato anexo para entender un poco más la exageración, el año pasado en Italia murieron 200.000 personas por influenza y en China 300.000, es decir, en 2019 hubo más decesos por influenza que por coronavirus en lo que va del año. Pero los medios no dijeron nada, no fue noticia, estadísticamente no tomadas en consideración.

Otra respuesta emitida por una parte de la sociedad, es que los contextos políticos difíciles de cada país pueden ser mejor manejados con las personas encerradas y privadas de su libertad de transitar.

Otro punto a tener en cuenta es que no es lo mismo la opinión de un sector que tiene un sueldo asegurado a fin de mes con la de uno que tiene que salir a ganar su plata día a día, y el tema de que formen parte de la misma cuarentena, no guarda relación entre ellos donde el primero que hoy podríamos llamar privilegiado su cuarentena es distinta y hasta lúdico. Me guardo en mi casa, hago mis cosas y a fin de mes tengo mi sueldo íntegro.

Lamentablemente hablo desde el otro lado de la población que se gana el dinero día a día. Desde el individuo hasta el empresario que lucha por su Pyme, que vio limitada su continuidad de trabajar, donde las ganas de querer trabajar nuevamente o con normalidad también son distintas, creo ver sacrificios distintos.

Se ve entonces con otra mirada.

 

Alejandro Álvarez